Yoga para los que pasan del yoga, de Geoff Dyer

Yoga para los que pasan del yoga. Geoff Dyer. Traducción de Cruz Rodríguez Juiz. Mondadori. 2012. Tapa blanda con solapa. ISBN: 9788439725787. 223 págs. 17, 90 €

Este verano, en Libroficción, hemos recomendado unos cuantos libros de viajes. Añadimos a nuestra lista Yoga para los que pasan de yoga (Premio WHSmith al mejor libro de viajes de 2004), que, por cierto, no pertenece estrictamente al género y no habla de yoga.

Dyer (Gloucesrteshire, 1958) inicia estos once relatos conectados reflexionando sobre un poema de Auden: “el hogar, el centro donde las tres o cuatro cosas/que le pasan a un hombre pasan”. Su protagonista, desde luego, no tiene tan clara esta certeza y lo demuestra a cada paso que da por Nueva Orleans, Ámsterdam, Camboya, Roma, Indonesia o Libano, los lugares en los se mueve con pasión y desgana, a partes iguales, sin un objetivo concreto.

Este poderoso personaje que logra construir el autor de Amor en Venecia, muerte en Benarés no es un viajero al uso en busca de su Ítaca; se trata más bien de un turista bastardo: sin cámara de fotos, con alergia a las puestas de sol, que no le hace ascos a unas tiros de coca y que, como cantaban The Clash, se pregunta “¿debería estar aquí o debería marcharme?” ¿Pero adónde? Igual que le sucede al portero de Reinaldo Arenas, siempre se encuentra en tierra de nadie: ni dentro ni fuera, sin llegar y sin marcharse, siempre en el umbral.

En estas historias escritas en un tono casual, con la dosis justa y perdonable de sentenciosidad, resuena la voz contundente de un narrador en primera persona, que a golpe de digresiones mezcla existencialismo, crítica y lo que se le ponga por delante. La interesante tesis sobre la construcción del sentimiento (inspirada en Stalker, de Tarkovsky)  y su visión estereoscópica de la geografía física y humana que conoce en sus viajes hacen olvidar (para los que lo necesiten a toda costa) la falta de argumento en un sentido clásico. El humor matizadamente inglés y contemporáneo ayuda al lector a transitar de buena gana por este “mapa rasgado y en absoluto fiable” que Dyer despliega con maestría ante nosotros.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *