A sangre y fuego, de Manuel Chaves Nogales

A sangre y fuego. Héroes, bestias y mártires de España, Manuel Chaves Nogales (Introducción de María Isabel Cintas) Ed. Libros del Asteroide. 2011. Tapa blanda. ISBN 9788492663408. 285 págs. 17,95 €

Dicen que para poder escribir serenamente sobre algo, conviene tomar distancia, sopesar, valorar con ecuanimidad. Después de leer los relatos de este libro de Chaves Nogales me doy cuenta de que ése es un argumento propio de tibios. Para escribir con ecuanimidad hay que ser inteligente, y con eso basta. Eso hizo el periodista sevillano: escribir estos relatos a los pocos meses del estallido de la guerra civil, a los pocos meses de abandonar Madrid, de saltarse a Francia y de malvivir.

Qué bien se lee este libro. Cada capítulo (son nueve) es una historia-estacazo sobre el comportamiento desalmado y caníbal de los hombres que lucharon, que se dejaron luchar y matar en la guerra civil española. No voy a ir destacando frases magistrales y brillantes, porque merece la pena leerlo entero. Pero el último capítulo “Consejo obrero”, dice: “los responsables anarcosindicalistas siempre llegaban tarde a todas partes” (p. 263) Intentando ridiculizar el papel de los dirigentes que están tratando a los que combaten como ganado, como perros de presa a los que lanzan y achuchan contra otros perros para que muerdan y sacien su hambre. Hambre metafórica y sobre todo real, que es lo que se describe en cada capítulo: gente que vaga por el campo y las trincheras con el objetivo de comer caliente. De entrante: diez muertos.

Sugeriría pausa después de la lectura de cada capítulo porque creyendo que ya ha leído uno el espanto, vendrá otro peor. No importan los nombres, podrían ser una y otra vez los mismos personajes en cada capítulo. Creo que estas historias, con algo de ficción, de tanta verdad que llevan dentro, revelan la mirada de quien no estaba allí, pero llevaba tiempo observando a los hombres, sin presunción de ideales.

No es original que diga que se le entiende perfectamente: ahora el autor está de moda, y con razón, por su biografía de Juan Belmonte, porque María Isabel Cintas ha ganado el premio de la Fundación Lara y porque le van a dedicar una biblioteca en Triana. Que se aseguren de ponerle el segundo apellido al edificio, que si no, se la adjudica el ex – presidente andaluz.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *