La invención de la soledad, de Paul Auster

La invención de la soledad, Paul Auster. Traducción de Mª Eugenia Ciocchini. Anagrama. 2011 (1ª edición en Compactos es de 1.994). Tapa blanda. ISBN: 9788433920973, 248 págs. 8,50 €.

Paul Auster siempre pone buenos títulos a sus obras y eso me gusta. Títulos reconocibles que admiten traducción directa sin que nos perdamos aparentemente ningún matiz. Reconozco haber comprado libros sólo por el título y luego el contenido te deja indiferente y tienes que consolarte con el ingenio del título. Confieso que el entusiasmo en la lectura de esta novela me ha durado el título y la primera parte del texto, la que se denomina “Retrato de un hombre invisible”. En esta parte, Auster realiza una reflexión sobre la memoria, el paso del tiempo y la relación con su padre. Quiere comprender por qué la frialdad fue el tono habitual entre ellos dos y para eso recorre la historia de su familia, intentando desentrañar el origen de ese carácter adusto y distante. Intentando comprender el origen de las contradicciones constantes que observa en la relación con el padre. Dice en la p. 91 “Ahora comprendo que cada hecho es invalidado por el siguiente, que cada idea engendra una idea equivalente y opuesta”.

En realidad, Paul Auster parece atormentado por lo que significa escribir, el origen de las ideas, la imposibilidad de escribir sobre lo que no se ha vivido…. Sin embargo, aunque las digresiones son constantes, al haber una historia familiar de fondo, el relato se sigue con facilidad. Pero en la segunda parte, la que se titula “El libro de la memoria”, encontramos reflexiones seguidas de reflexiones, de poemas, de coincidencias históricas, de citas de Pascal “sólo lucho para reconocer mi propia insignificancia” (p. 198). El autor reflexiona, ya sin intrahistoria, sobre lo que supone la memoria y el modo de fijarla: el lenguaje (el lenguaje no es equivalente a la verdad; es nuestra forma de ver el mundo). Esta segunda parte es bastante más difícil de seguir y en realidad puede leerse de forma totalmente separada de la primera. Tal vez no he sabido adentrarme debidamente en el texto. Recomendable para jornadas de reflexión, no electorales.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *