Las Troyanas (del PSOE)

Irene Montero, ministra de Igualdad

EFEIrene Montero

El pasado día 14 se anunció en Atenas la muerte a sus 96 años de la gran actriz griega Irene Papas. Primera dama del teatro heleno y también del cine internacional por actuaciones memorables como las de Zorba el Griego, Los cañones de Navarone, Electra y Las Troyanas.

Película está última dirigida por Michael Cacoyannis sobre el drama ‘Las Troyanas’ de Euripides, donde Irene Papas compartió el estrellato ni más ni menos que con Vanesa Redgrave y Katharine Hepburn, un trío de reinas irrepetible en la historia del cine.

Las Troyanas relata los lamentos y la heroica resistencia de las mujeres de Troya, con la Reina Hécuba a la cabeza, tras el final de la Guerra y ser humilladas y obligadas a rendirse y entregarse a los vencedores (Agamenón, Menéalo, Ulises y Aquiles) como trofeos de la contienda para convertirse en esposas, amantes y esclavas.

Un relato épico y apasionado de Euripides que nos da pie, por supuesto salvando todas las distancias y a pesar de su fatídico desenlace, para subrayar la resistencia y lamentos justos que las ‘Mujeres Feministas y Socialistas’ están planteando dentro del PSOE y en el Parlamento contra de la decisión del autócrata Pedro Sánchez de aprobar por procedimiento de urgencia y sin debate parlamentario la demencial Ley Trans, que impulsa la ministra de Igualdad, Irene Montero con ayuda de colectivos radicales de LGTBI.

Lo que ha dado lugar a una ‘fantasmal’ denuncia -impulsada desde dentro del PSOE- contra la Asociación de Mujeres Feministas y Socialistas’ que lideran Carmen Calvo y Matilde Fernández, a las que se amenaza con un expediente para expulsarlas del PSOE si insisten en sus justas demandas.

Una amenaza impulsada y disfrazada de ‘mujeres sanchistas’ que pretenden silenciar y someter a las nuevas ‘troyanas’ del feminismo para ponerlas a las órdenes de Podemos y sus terminales de LGTBI. Imponiendo una Ley Trans que pone en riesgo a niños (desde los 9 años) y a sus familias y ataca la Ley de Igualdad dando, entre otras cosas, la oportunidad a los maltratadores de ‘camuflarse’ como mujeres, como acaba de ocurrir, para evadir la acción de la Justicia.

Al fondo de ello, y al margen de una especial ‘relación’ de favor de Sánchez con su ministra Montero (la pérfida seductora en el rol de Helena, aparece la lista de las exigencias de UP a Sánchez para aprobar los PGE de 2023. Y las consecuencias negativas que estas concesiones a UP (y a Bildu y ERC) comportan para España, como ocurre en el caso de la no enseñanza en Castellano de Cataluña, en la política de Defensa y otras materias como la citada Ley Trans.

Lo que puede dañar, electoralmente, al PSOE por las ‘malas compañías’ de Sánchez, como lo acaba de denunciar el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García Page. Y porque son muchas las Mujeres Feministas que lidera Carmen Calvo (ahora en el difícil papel de Hécuba, Reina de Troya) que están contra la Ley Trans de Montero, y muchas más las votantes del PSOE que no comparten el contenido ni la tramitación de esta opaca Ley.

Motivos por los que el presidente del Gobierno debería de evitar el ‘atajo’ parlamentario y permitir el debate abierto en pos de la rectificación de un proyecto de Ley que, tal y como está, es un disparate y un serio error que si sale adelante tarde o temprano -cuando se acabe el tiempo de ‘las malas compañías’- se derogará.

Aunque sabido es que en los relatos de Sánchez, que él controla para su solo disfrute del poder y de manera implacable, siempre ganan los malos por más que no le asista ni la razón ni la verdad.

‘Hécuba:

¡Ay, desventurada de mí! Dejo mi país natal y a mi ciudad entregada a las llamas. Así, pies cansados por la vejez, dense prisa a saludarla por última vez, aunque les cueste trabajo. ¡Oh dioses! Pero, ¿Qué dioses invoco? Antes, cuando los llamé, no me oyeron. Precipitémonos, pues, en el fuego, pues será para mí lo más honroso perecer en él.

Tiembla la tierra, tiembla toda la ciudad al desplomarse. Trémulos miembros, arrastren mis pies. Vamos a vivir en la esclavitud’.

Sobre el autor de esta publicación

Marcello

Un Jack Russell de pura raza, que cursó estudios de criminología en Oxford, y se licenció "cum laude" en el master de sabuesos de Scotland Yard. En Inglaterra conoció a un bisnieto del perro de Baskerville y en Estados Unidos (donde tiene a dos primos hermanos, Uggie ganador de un Oscar con 'The Artist' y Eddie, el perro del psiquiatra Frasier Crane) trabajó a las órdenes del FBI. De regreso a España se dedicó al periodismo que es profesión mas arriesgada que la lucha contra el crimen internacional, y en esto de Internet lleva casi doce años y sin descansar