De la Reina Letizia al Rey emérito

Doña Letizia recibe el saludo de los asistentes al lugar de distribución de pescado

Casa RealViaje de cooperación a la república islámica de Mauritania

Mientras en Londres continúan los funerales de la Reina Isabel II en medio del gran fervor popular y con un exuberante protocolo, en Madrid la Reina, consorte, Letizia, ha celebrado su 50 cumpleaños en el que se incluyen sus ocho años de reinado junto al monarca Felipe VI en los que ha actuado con prudencia, diligencia y de una manera ejemplar.

Ambas monarquías (y ambos países) no son comparables y basta subrayar que los Royal británicos tienen una fortuna superior a los 27.000 millones €., mientras que el Rey Felipe VI de España declaró el pasado mes de abril que su patrimonio asciende a 2,5 millones de euros, un dinero insuficiente para poder comprar un piso representativo en Madrid.

De la Reina Letizia, muy comprometida con causas sociales, se ha dicho que en su ‘territorio’ de consorte manda mucho y controla hasta el último detalle. Nada que ver, por lo visto, con las manías y cierta histeria en los modales del nuevo Rey Carlos III que ya dio que hablar cuando se cabreó al mancharse con un tintero en estos días de firmas de documentos oficiales.

O con lo que están divulgando los diarios ‘tabloides’ británicos donde se ha contado que Carlos III suele viajar -en el Reino Unido- con su cama y su taza del water, y que le gusta cambiarse de ropa varías veces al día y desayunar una ciruela aunque exige que le presenten dos.

No vamos a hacer comparaciones entre Isabel II (que murió siendo Reina con una impecable trayectoria, un legado ejemplar y sin abdicar), con Juan Carlos I que tuvo conductas no ejemplares y si abdicó. Y puede que esté arrepentido de ello porque, de no haberlo hecho, habría mantenido intacta su inviolabilidad hasta su muerte.

Mientras que ahora sufre un forzado ‘exilio’, o extrañamiento, en Abu Dabi, el lugar desde donde viajará a Londres para asistir al funeral de su tía prima la Reina Isabel II, sin opción para subirse en el Falcon oficial español en el que viajarán los Reyes de España y la Reina Sofía.

Y ello y a pesar del decreto del Gobierno por el que se le otorgó a don Juan Carlos I el título vitalicio de ‘Rey Emérito’. Lo que incluye el tratamiento y los honores similares a los del ‘heredero’ -en este caso heredera- de La Corona, que obligaría a que el Rey Emérito pueda residir y pernoctar en el Palacio de la Zarzuela cuando está en España y a viajar en los aviones oficiales, lo que se le ha prohibido, como se le ha retirado su asignación económica.

Ahora bien, si al Rey Juan Carlos I no se le aplica el protocolo de Emérito, y se le trata como el ciudadano de a pie Juan Carlos de Borbón ¿por qué le presiona y con qué mandato, político o judicial, se le obliga a vivir fuera de España y se le impide que acelere su regreso como pretendía, sin que medie en todo ello una investigación oficial o una citación y sentencia judicial?

Y ¿cómo actuarán en Londres durante el funeral, ante el Rey emérito Juan Carlos I, los Reyes de España, el ministro de Exteriores, J.M. Albares, y el embajador de España en la capital inglesa? No lo sabemos pero ya se verá.

Pero si sabemos que se intentó que el Rey emérito no asistiera al funeral de Londres pero Don Juan Carlos no lo aceptó entre otras cosas porque había recibido una invitación personal del Rey Carlos III que no podía rechazar. Y aún menos tratándose del entierro de la Reina Isabel II, su tía ‘Lilibeth’, con la que mantuvo una excelente relación política y personal.

Sobre el autor de esta publicación

Marcello

Un Jack Russell de pura raza, que cursó estudios de criminología en Oxford, y se licenció "cum laude" en el master de sabuesos de Scotland Yard. En Inglaterra conoció a un bisnieto del perro de Baskerville y en Estados Unidos (donde tiene a dos primos hermanos, Uggie ganador de un Oscar con 'The Artist' y Eddie, el perro del psiquiatra Frasier Crane) trabajó a las órdenes del FBI. De regreso a España se dedicó al periodismo que es profesión mas arriesgada que la lucha contra el crimen internacional, y en esto de Internet lleva casi doce años y sin descansar