USA insiste en provocar al tigre chino 

La presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de EEUU, Nancy Pelosi

EFELa presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de EEUU, Nancy Pelosi

Durante muchos años se dijo que China era como un enorme tigre dormido que acabaría por despertar como ya ha ocurrido, mientras exhibe su poderío y brillante dentadura militar, tecnológica, financiera y comercial que confirma a este gran país, de 1.400 millones de habitantes, como una gran potencial y no se sabe si la primera o la segunda del Planeta, detrás de los EE.UU.

Pero si sabemos que hay que tener cuidado con el tigre y por eso extraña que la insensata de Nancy Pelosi le haya tirado del rabo al tigre con su más que provocadora y reciente visita a Taiwán. La que para colmo ahora acaba de repetir una delegación del Congreso de los Estado Unidos llegada hace poco a la isla y encabezada por el senador demócrata Ed Markey.

Y esto ocurre cuando China acaba de concluir unas maniobras militares con fuego real y gran despliegue aéreo y naval rodeando Taiwán como un aviso  y advertencia tanto a USA como a Taiwán.

Un Taiwán que es (como Ceuta y Melilla en España) estratégicamente muy difícil de defender si, como consecuencia de una de estas provocaciones, Jinping decide a atacar abriendo así otra puerta al riesgo de una III Guerra Mundial. Al estilo de lo que ha hecho Putin en Ucrania, lo que por otra parte hace que China y Rusia -‘el tigre y el oso’- estén ahora ‘a partir un piñón’.

Y nos preguntamos ¿a cuento de que estas provocaciones de Washington a Pekín, en este tiempo de inestabilidad internacional? No se sabe y preocupa y mucho en Europa donde siempre se pensó que los gobernantes de EEUU actuaban, en sus comportamientos políticos, con un exhibicionismo infantil.

Ahí está Donald Trump como máximo exponente del disparate americano y al que el FBI le ha pillado en su mansión de Mar a Lago de Miami un montón de documentos secretos y clasificados, que podían haber sido muchos más si no fuera porque Trump destruyó otros arrojándolos a los inodoros de La Casa Blanca antes de abandonar la residencia presidencial.

Pero y Joe Biden ¿a qué está jugando con Xi Jinping en Taiwán? Dicen en algunos medios americanos que esto de tirarle del rabo y de los bigotes al tigre de Pekín -que demostrado está que no es de papel- son gestos con mucha publicidad mediática que vienen inducidos por el Partido Demócrata americano para presumir de ‘liderazgo mundial’, con vistas a las elecciones legislativas americanas del próximo mes de noviembre para las que apenas faltan 100 días.

Y así pavoneándose Biden en la escena internacional y con Trump cazado por el FBI y con varios juicios pendientes, los ‘demócratas’ de USA esperan ganar los comicios de noviembre para que Nancy Pelosi siga exhibiendo el mazo de la presidencia de la Cámara de Representantes.

Y para ver si Biden consigue la mayoría del Senado en la segunda mitad de su presidencia y se despide del poder en mejores circunstancias de las que rodearon su llegada cuando Trump se negó a reconocer su derrota.

Pero incluso siendo esto así Biden corre un serio riesgo con China y a la vez está comprometiendo a sus aliados y especialmente a la Unión Europea que no tiene porque sufrir tensiones añadidas con China porque aquí ya tenemos  bastante con Rusia y otro escenario de tensión no nos lo podemos permitir.

Sobre el autor de esta publicación

Marcello

Un Jack Russell de pura raza, que cursó estudios de criminología en Oxford, y se licenció "cum laude" en el master de sabuesos de Scotland Yard. En Inglaterra conoció a un bisnieto del perro de Baskerville y en Estados Unidos (donde tiene a dos primos hermanos, Uggie ganador de un Oscar con 'The Artist' y Eddie, el perro del psiquiatra Frasier Crane) trabajó a las órdenes del FBI. De regreso a España se dedicó al periodismo que es profesión mas arriesgada que la lucha contra el crimen internacional, y en esto de Internet lleva casi doce años y sin descansar