La gata Ayuso enseña las uñas a Feijóo

Ayuso y Feijóo en la toma de posesión de Juanma Moreno

EFEAyuso y Feijóo en la toma de posesión de Juanma Moreno

Ya anduvo tanteando el terreno con las ‘becas para familias’ de 100.000 € y ello desconcertó a Feijóo, pero el gallego escurrió el bulto y pasó página como si nada hubiera ocurrido, pero lo cierto fue que la presidenta Isabel Ayuso le creó un primer problema al PP nacional de Feijóo.

Ahora con su discurso de ‘Madrid no se apaga’ y rechazando las medidas para el ahorro energético del Gobierno de Pedro Sánchez, ‘la gata’ de la Puerta del Sol le ha vuelto a enseñar las uñas a Feijóo. Y se ha puesto chula con Sánchez a la espera de lo que decida el gran comercio madrileño de la capital que es el que decide si se apagan o si se dejan encendidos, por la noche, los escaparates de Madrid.

Naturalmente, los comerciantes corren el riesgo de importantes sanciones económicas, e incurrirían en una actitud insolidaria con la crisis energética y la necesidad de ahorrar electricidad por sí en el otoño Putin cierra el grifo y la UE entra en pánico general.

Sin embargo, Ayuso no iba contra Sánchez sino que buscaba marcarle el paso a Feijóo que se pasa el día de perfil ,desaparecido y sin mover un dedo y mientras las expectativas electorales del PP crecen sin parar por encima del 33 %, y las del PSOE caen de manera constante por debajo del 25 %.

Tendencias que en el PP creen que les permitirán llegar en 2023 al 37 % y al PSOE por debajo del 22 % para que Sánchez se quede con menos de 90 diputados y no puedan gobernar con los nacionalistas y con UP.

Sin embargo, Ayuso ha sacado a Feijóo de su letargo y ha planteado otro modelo de PP mucho más agresivo con Sánchez y menos complaciente con las habituales peticiones que, vía Margarita Robles, le hace el PSOE al PP de Feijóo para que les apruebe leyes y decretos que rechaza UP, como ahora parece el caso de la Ley de Secretos Oficiales.

Sin embargo lo que busca Ayuso no solo es protagonismo sino el recordarle a Feijóo que a nada que flaquee ella está dispuesta a presidir el PP nacional y a disputarle el liderazgo de la Oposición. Y aunque el equipo de Feijóo por ahora disimula debería saber que con Ayuso no hay dos sin tres y que muy pronto les volverá a plantear un nuevo problema. Y otro y otro hasta que el líder del PP Alberto Núñez Feijóo no tenga más remedio que decir basta y poner los pies en la pared.

O en los escaparates apagados de Madrid porque los decretos están para cumplirlos y Sánchez ha encontrado en este incidente un filón para dividir y debilitar al PP.

Aunque de momento es una cuestión insuficiente para darles la vuelta a las encuestas porque las tendencias actuales son imparables con luz o sin luz en Madrid y en el resto de España.

No en vano el hastío y el cansancio de los españoles con Sánchez no tiene nada que ver con debates puntuales sino con el deseo de ‘cambio de ciclo político’ que está en marcha y que al día de hoy es un pronóstico muy difícil de alterar. Y menos aún si se cumple la profecía del frío otoño que está al caer en el plazo de poco más de un mes.

Sobre el autor de esta publicación