Feijóo es el ‘ungüento mágico’ para unir a la izquierda

Alberto Núñez Feijóo

Foto: EfeAlberto Núñez Feijóo

La perspectiva de una victoria electoral de Feijóo, aunque parezca lejana, es el ‘ungüento mágico’ que impide la ruptura del Gobierno de coalición y de la alianza de los pactos Frankenstein para que Sánchez acabe la legislatura.

Y se está convirtiendo en el pegamento que permita forzar un acuerdo entre Pablo Iglesias y Yolanda Díaz para que recompongan sus malas relaciones y se unan en la plataforma ‘Sumar’, en pos de lograr un buen resultado de 40 escaños en la izquierda radical, que unidos a los 40 que suelen obtener los partidos nacionalistas sumarían 80.

Con lo que Pedro Sánchez solo necesitará 96 escaños para lograr mayoría absoluta de 176 diputados a finales de 2023, renovando así su gobierno de coalición con UP con otros cuatro años más en el poder. Y entonces ‘todos calvos’ y camino de la III República Española.

Han sido muchos los enfrentamientos y discrepancias vividas en el seno del gobierno de coalición, sobre la guerra de Ucrania, la OTAN, el Sáhara, así como sobre las políticas fiscales y económicas. Pero al final nadie ha roto la baraja por la cuenta que les trae a todos ellos para permanecer en el poder.

Como muchos fueron también los desencuentros entre Sánchez y todos sus aliados nacionalistas, sobre todo en el espionaje de Pegasus a Aragonés.

Pero el presidente ha ido subsanando esas fracturas con concesiones a los nacionalistas de Bildu en la Ley de Memoria Histórica, o ERC aceptando la marginación de la enseñanza en castellano en las escuelas catalanas. Y con la llamada ‘desjucialización’ de la política en Cataluña y el País Vasco para lo que Sánchez está maniobrando para controlar el Poder Judicial y el Tribunal Constitucional.

Pero también se han desatado broncas internas dentro de UP a propósito del pretendido liderazgo político y personal, de Yolanda Díaz en la izquierda radical.

Porque la vicepresidenta Díaz ha marginado a las primeras dirigentes de Podemos, Belarra y Montero, en sus actuaciones de Valencia, Andalucía y Madrid y quiere que en su plataforma ‘Sumar’ los partidos, como UP, sean unos meros ‘convidados de piedra’ en un ‘movimiento asambleario’ en el que todo el poder esté en las manos de Díaz.

Hasta que Pablo Iglesias estalló y provocó el cese fulminante de Enrique De Santiago, líder del PCE y el asesor directo de Yolanda, como Secretario de Estado de la Agenda 2030, abriendo las hostilidades y como un aviso a los pretendidos navegantes de la plataforma ‘Sumar’ que ya veremos si suma o si resta.

Y lo que está planteando el posible regreso de Iglesias al liderazgo electoral de UP en competencia directa con Yolanda. Y poniendo en riesgo esos 40 escaños de la izquierda radical que necesitaría Sánchez a finales de 2023 para renovar por cuatro años su gobierno de coalición PSOE-UP.

Motivos todos ellos por los que se empieza a rumorear que Pedro Sánchez en persona está mediando entre Iglesias y Díaz para que la ahora incipiente ruptura de Sumar con UP no se convierta en algo definitivo y sin remedio. Y naturalmente el argumento de Sánchez es muy sencillo: ¿acaso queréis que gane Feijóo las elecciones y que gobierne el PP?

Veremos que ocurre pero todo apunta que la solución pasa por que Yolanda Díaz se quede con el liderazgo del cartel electoral, y que UP se haga con el control de la estructura orgánica y de las listas electorales de Sumar. Algo que al día de hoy es difícil de imaginar.

Sobre el autor de esta publicación