Letizia y Biden muy besucones 

Joe Biden y la Reina Letizia

EFEJoe Biden y la Reina Letizia

El presidente Biden se lo ha pasado bomba en Madrid con motivo de la Cumbre de la OTAN donde ha colado ‘de gorra’ a dos de sus nietas. Y se ha paseado en ‘la bestia’ por el Paseo de la Castellana, ha montado un sarao flamenco en la embajada USA y ha tomado por la cintura a la Reina Leticia y a Begoña Gomez, la esposa del Presidente Sánchez. 

También ha estado muy besucona con las primeras damas la Reina Letizia que además da masajitos y golpecitos en los brazos y las espaldas a sus invitadas, en los distintos palacios, estuvo moviendo sin para los brazos y señalando el camino a seguir, ahora por aquí, y ahora por allá, y ha regalado alpargatas, y cristalería de La Granja, a ellas y a ellos monedas de recuerdo de su paso por Madrid. 

En realidad la cumbre de la OTAN de Madrid ha sido un acto muy social con cenas en palacios, visitas a los museos (muy vistoso lo del Prado) y poco más. Porque los americanos ya traían escritos desde Washington todos los documentos de la Cumbre y cuando llegó la sesión plenaria de la Cumbre el presidente Biden lo único que dijo a sus aliados es: ‘hala, a firmar’. 

Todo lo demás ya lo habían hablado y pactado los americanos con sus socios en el Pentágono de Washington, y aquí en Madrid de lo único que se trataba era de aparentar mucha unidad política para impresionar a Putin. 

Eso sí, la marca España ha ganado muchos puntos y a los catalanes y los vascos separatistas se los llevaban los demonios de ver cómo las grandes potencias occidentales del mundo agasajaban a España. 

Y otro que no ha tocado pelota en esta fiesta fue el líder de la Oposición, Alberto Núñez Feijóo, el que ni siquiera fue invitado a la cena oficial del Palacio de Oriente que ofrecía el Rey Felipe VI en la que Sánchez vetó la presencia de Feijóo. 

Al que ahora Sánchez le va a pedir que apoye los acuerdos con USA sobre la ampliación de la base española de Rota, a lo que se oponen los socios del   Gobierno, los ministros de UP a los que tampoco se les ha visto el pelo en estas recepciones ni en las manifestaciones anti OTAN porque Sánchez se lo prohibió. Y demostrado está que los ministros de UP son muy obedientes como lo acaban de demostrar.

Sobre el autor de esta publicación