El día de ‘La Bestia’

El Cadillac One

EFELa Bestia

Ya está el presidente Joe Biden en España, subido en ese monstruo que fascina a los españoles en general y a los madrileños en particular al que llaman ‘La Bestia’, un cochazo negro anti terroristas, con los banderines de la presidencia USA que, como ocurre con el avión presidencial, el Air Force One, es uno de los transportes (casi juguetes) que le recuerdan al presidente Joe Biden que es el emperador del mundo y el hombre más poderoso de la Tierra.

Biden se desplaza por Madrid con un séquito de 50 vehículos entre los que desfila ‘La Bestia’. Un cadillac anti misiles y bombas, que pesa 9.000 kilos, vale un millón de dólares, transporta siete personas, con potencia de 400 ‘caballos’, ruedas irrompibles y capacidad de expulsar gases lacrimógenos para disolver manifestaciones como los Aston Martin de James Bond.

Y mientras rueda 'La Bestia' por Madrid varios helipuertos sobrevuelan su recorrido para vigilar que en las entradas y salidas del coche presidencial no exista en las azoteas y campanarios de Madrid el riesgo de un francotirador camuflado, un ‘Chacal’ que esté esperando su oportunidad tras esconderse desde hace varios días en la capital de España.

O sea Biden que no sabe montar en bicicleta -como acaba de demostrarlo- y al que los asesores le preparan en unos tarjetones un guion para cada acto como si fuera un niño chico -‘salude con la mano en alto; al entrar; sonría; siéntese con cuidado; pronuncie unas palabras de agradecimiento …’-, o sea este Biden, que por fin se reunió con Sánchez y luego con el Rey Felipe VI es el hombre más poderoso del Planeta.

Pero tan poderoso caballero no puede parar la guerra de Ucrania que agita Vladimir Putin, teme el despliegue chino en África y Suramérica que fomenta Xi Jinping, y no sabe qué hacer con con las crisis del petróleo, del gas y de la inflación. Y el Tribunal Supremo de los USA le acaba de derogar el aborto en EEUU si así lo acuerdan los distintos Estados de la Unión.

Mucho coche y mucha ‘La Bestia’ que fue un invento de Donald Trump, que era en sin otra ‘bestia’ y que ordenó a las turbas del Búfalo pintado asaltar el Capitolio. Y vamos a ver qué hacen Biden y el Partido Demócrata en el mes de noviembre durante las elecciones legislativas que los republicanos dicen que van a ganar para preparar el regreso de Trump, que quiere recuperar su coche presidencial.

‘La Bestia’ rueda poderosa por el Paseo de la Castellana de Madrid ante el asombro e incluso los aplausos de algunos viandantes que cuentan los 50 coches de la caravana presidencial, mientras el Rey de España solo tiene el viejo Rolls Royce de Franco, dos o tres coches de apoyo y escolta, y alguna sección de la Guardia Real de a caballo, que le abre camino.

Pero los que ya no llevan las vistosas capas rojas alauitas y los turbantes de la ‘Guardia Mora’ del dictador. La Guardia que a lo mejor recupera Sánchez para su séquito ahora que está a partir un pilón con el Rey Mohamed VI de Marruecos tras la entrega que le hizo el presidente español hace solo unas semanas de la soberanía del Sáhara Occidental.

Sobre el autor de esta publicación