Sánchez no tiene arreglo y UP tampoco 

Sánchez no tiene arreglo y UP tampoco

Europa PressAMP.-Consejo.- Rodríguez impide contestar a Irene Montero hasta en cinco ocasiones sobre las muertes en Melilla

El espectáculo lamentable que han dado ayer, en la sala de prensa de La Moncloa tras el Consejo de Ministros, la ministra Portavoz Isabel Rodriguez y la ministra de Igualdad Irene Montero es otra prueba más del desencuentro de los ministros del PSOE y UP en el seno del Gobierno y del deterioro de la democracia en España porque la mentira, que tanto practica Sánchez, forma  parte del código y el comportamiento habitual del Ejecutivo sanchista. 

Así quedó acreditado ayer de manera reiterada cuando la ministra portavoz Rodriguez insistió en culpar a ‘las mafia de la inmigración’ de la matanza de más de 20 ó 30 inmigrantes (según diversas fuentes) a las puertas de la valla de Melilla como consecuencia de la brutalidad de la policía marroquí, que fue felicitada por el presidente Sánchez que también felicitó al Gobierno de Rabat.

Estamos ante una salvajada criminal de la policía marroquí contra unos inmigrantes africanos, exhaustos e indefensos, con unas duras cargas y hacinamientos asfixiantes, cuyas imágenes se han podido ver en todo el mundo. Y la ministra Rodríguez negando la verdad y la evidencia para tapar así la complicidad de Sánchez con lo ocurrido a las puertas de Melilla.

E impidiendo Rodriguez, por cinco veces, que la ministra de Igualdad Irene Montero -que ya es mayor de edad- pudiera responder a las preguntas que sobre la masacre marroquí le hicieron los periodistas como consecuencia de la investigación que su partido UP ha pedido en el Congreso.

Lo que prueba que los ministros de Podemos -el que calla otorga- se han hecho cómplices de la actitud de Sánchez y son incapaces de denunciar la gravedad de lo ocurrido en Melilla. Como son incapaces de manifestarse contra la OTAN a la que tanto critican en privado, o de defender a la joven que sufrió acoso sexual por el ex marido de Monica Oltra la que imputada está por la Justicia por haber encubierto esa atrocidad.

No es la primera vez que la ministra Portavoz le niega la palabra a otros miembros del Gobierno en la sala de prensa de La Moncloa, algo que es impensable que ocurra en cualquier democracia europea. Pero sí es muy llamativa la sumisión de los ministros y ministras de UP, que van de mal en peor (y a palos entre ellos o entre ellas), como se comprobó después de las recientes elecciones de Andalucía.

La última cita electoral donde el PSOE de Sánchez sufrió un duro varapalo que el presidente pretendía hacer olvidar con la Cumbre de la OTAN de Madrid, pero que se ha visto empeorado con la masacre de Melilla que llegará al Parlamento y sobre la que organizaciones internacionales están pidiendo una investigación, en la que todo a punta que ni Marruecos ni España van a colaborar.

Que Sánchez se ponga del lado de la policía marroquí en esta crisis es algo que nos puede sorprender vista la trayectoria del personaje. Pero lo que nos faltaba por ver es la traición de UP a los inmigrantes con este silencio sin duda atronador en la sala de prensa del Consejo de Ministros y transmitido en directo por televisión a toda la nación.

Sobre el autor de esta publicación