El PP no necesita a Arrimadas ni UP a Yolanda

Arrimadas y Marín

Foto: Twitter MarínArrimadas y Marín

Las elecciones andaluzas traen una cola muy larga que no solo le afecta al PSOE de Pedro Sánchez y a su candidato Juan Espadas, el que todavía no sabe bien si le ha pasado por encima un tren de mercancías o si se cayó de la Giralda en la noche electoral.

Aunque en su fuero interno y callado como un muerto se dirá que él nunca debió dejar la alcaldía de Sevilla para competir en la Comunidad, frente a un Juanma Moreno muy bien posicionado, como se lo pidió Sánchez.

Y sabe Espadas que el autor de la derrota es el presidente del Gobierno con la ayuda de sus socios Frankenstein, y sus fallidas políticas económicas, sociales e internacionales. El reciente pacto con Marruecos en contra del pueblo saharaui, muy querido en Andalucía, fue otro baldón para el PSOE.

Pero ya se guardará Espadas de señalar a Sánchez como culpable. Y no es de recibo que diga, a estas alturas, que Susana Díaz (a la que él traicionó y que sacó mejores resultados que el) no hizo durante su mandato oposición al PP porque esa es una infame mentira de este pobrecito espadachín.

Pero la lectura de las elecciones del 19-J no se acaban aquí, porque Cs ha desaparecido de Andalucía porque Arrimadas se ha equivocado en todo desde que sucedió a Rivera. Y no quiso reconocer, como anunciaban las encuestas, que Cs sacaría 0 escaños y que su única salvación era entrar en las listas del PP, lo que tampoco vio ni aceptó Juan Marín, otro ciego iluso que no vio lo que tenía a su alrededor.

Y ahora a Arrimadas solo le queda dimitir y que se quite de la cabeza que el PP la va a llamar para proponerle un proceso de integración de Cs en el PP, porque eso después del ‘cero pelotero’ en Andalucía carece de interés para Feijóo y para la dirección nacional del PP.

Y lo mismo le puede ocurrir, después del fracaso de ‘Por Andalucía’ el 19-J, a Yolanda Díaz en lo que se refiere a su colaboración con Unidas Podemos en su proyecto de una nueva ‘plataforma’ electoral que pretende llamarse ‘Sumar’. Y que en el Sur fue ‘Restar’ una vez que Díaz impuso a Inma Nieto de IU como la cabeza de cartel y la estrelló hasta perder 12 de 17 escaños que tuvieron en 2018.

Si a ello añadimos el escándalo de Monica Oltra, la también imputación de Ada Colau y la investigación a Monica García en Madrid (las tres aliadas de Díaz) veremos que la actual situación de Yolanda Díaz es bastante mala. A sabiendas como sabe la gallega que Iglesias, Belarra, Montero y Echenique no están dispuestos a entregarle el control de UP ni a diluir este partido en un movimiento social y político bajo su liderazgo personalista.

Entre otras cosas porque Yolanda, a día de hoy, no tiene una estructura ni medios para avanzar, mientras a UP todas las encuestas les dan entre 25 y 32 escaños y esos son todavía muchos escaños que Pablo Iglesias no le va a regalar a Yolanda ni a la plataforma ‘Sumar o como leches se llame’, tal y como dijo en la radio días atrás.

Es decir UP no necesita a Yolanda para mantener su grupo parlamentario, aunque si pactaran con ella si podrían mejorar. Y en UP consideran que si Yolanda se va con Errejón a MP -lo que parece más lógico- estos les podrían quitar algunos escaños pero no la mayoría o la totalidad de los que tienen en la actualidad.

O sea que Arrimadas muy mal y Yolanda regular porque de momento sigue siendo vicepresidenta del Gobierno de España y además siempre tendrá las puertas del PSOE abiertas si quiere prosperar.

Sobre el autor de esta publicación