El inquietante caso de Mónica Oltra

El TSJCV imputa a Oltra por los abusos a una menor y la cita el 6 de julio

EFEMónica Oltra

Son demasiados los indicios que señala la Fiscalía de la más que presunta complicidad de Mónica Oltra en la fallida destrucción y ocultación del caso de abuso a una menor de 14 años ‘tutelada’ en un centro de acogida de la Generalitat por su ex marido, Luis Eduardo Ramírez -educador- como para primar la ‘presunción de inocencia’ y permitir que Mónica Oltra continué al frente de la vicepresidencia de la Generalitat de Valencia.

Y no sabemos a qué espera el presidente valenciano Ximo Puig, para cesar o exigir la dimisión a la vicepresidenta y consejera de Igualdad Mónica Oltra tras ser citada a declarar como imputada en el TSJV (Tribunal Superior de Justicia de Valencia) el próximo 6 de Julio por los delitos de prevaricación, omisión en la persecución de delitos y abandono de menores.

Y todo ello en el caso de los abusos sexuales a una menor, que Oltra debió haber protegido y defendido del acoso sexual de su marido -por el que fue condenado a 5 años de prisión-, lo que no solo al parecer no hizo Oltra y sus colaboradores (13 de ellos imputados) de la Consejería sino que actuaron contra la niña acosada para, entorpecer la investigación y además destruir la credibilidad de la denunciante en favor del ex marido de Oltra y acosador condenado.

Lo que una vez confirmada la condena llevó a la menor a denunciar el acoso administrativo que sufrió por la Consejería de Oltra, que es lo que ahora está investigando el TSJV dado el aforamiento de la vicepresidenta valenciana.

Oltra negó conocer el caso del acoso de su marido durante seis meses, a pesar de que transitaba por su consejería (y por su casa), donde no solo se actuó para que no se judicializara lo antes posible sino que cuando ocurrió se actuó en contra de la credibilidad de la menor acosada. La que, para colmo, fue llevada ante el juez con las manos esposadas convirtiendo su comparecencia en la presentación de una presenta delincuente en vez de la víctima denunciante, lo que el juez impidió ordenando que se le quitaran las esposas.

Por todo esto 13 personas de la Consejería -que preside Oltra- de igualdad y protección de menores (a la que pertenece el citado centro de acogida de menores ‘tutelados’ donde ocurrieron los hechos que se juzgan) han sido imputados por obstrucción a la justicia, manipulación de pruebas, y también por haber sido aleccionados para que, cuando fueran interrogados por la fiscalía, todos ellos repitieran los mismos argumentos y las mismas palabras exculpatorias, lo que para el fiscal es otro indicio más de maquinación para delinquir y ocultar el delito.

Si en vez de Compromís la imputada en este caso fuera la dirigente de un partido de la derecha habría que ver la gran protesta y movilización que los dirigentes y gobernantes del PSOE y Podemos estarían organizando contra la susodicha. En vez de mirar hacia otro lado como hacen Ximo Puig y las ministras aliadas de Oltra, Díaz, Belarra y Montero, que asustadas estarán de pensar que su aliada política y electoral valenciana pueda ser condenada en un caso de acoso sexual a una menor, lo que para todas ellas sería una sería una gran decepción y contrariedad.

Sobre el autor de esta publicación