Feijóo, el perro del hortelano

Feijóo Ayuso y Casado

| EFE

Autoridad tiene Feijóo en el PP -y no digamos en Galicia- como para echar una mano a su presidente Pablo Casado frente a la embestida de Isabel Ayuso y de los ‘iluminati’ de Aznar (Cayetana, Aguirre, Rodriguez, etc) a los que bien porque los sufrió conoce el amigo del presidente gallego, Rajoy.

Pero curiosamente Feijóo -¿a qué juega?- se posicionó inicialmente del lado de Ayuso en la creencia de que solo pretendía presidir el PP de Madrid. Pero cuando ha quedado claro que lo que quiere Ayuso es liderar el PP nacional y está dispuesta a todo para echar a Casado e incluso a hundir del PP, porque ella continúa tocando el bombo todos los días (ya habla de ‘guerra interna’ y de ‘enfangarse’), ¿qué ha hecho Feijóo?

Pues absolutamente nada. El gallego se ha puesto de perfil y sigue jugando al ‘perro del hortelano, que ni come ni deja comer’. Amagaba, tras la caída de Rajoy, de que vendría a Madrid a postularse como presidente del PP y se achantó porque pensó que Rajoy estaba con Soraya y Aznar con Casado y que el, ¡pobrecito!, no tenía padrino.

Y a lo mejor ahora Feijóo piensa que si Casado y Ayuso se rompen la cara a guantazos esa puede ser su oportunidad, para las elecciones del año 2027, porque con la bronca interna del PP Sánchez les volverá a derrotar. Y para entonces, en el, PP todos calvos y Sánchez ‘forever’, porque eso de los dos mandatos no va con el.

O sea, o Feijóo, Moreno, Camaño y otros dirigentes del PP dan un paso al frente para defender a Pablo Casado y denunciar la traición de Ayuso y sus compinches, o el PP entra en barrena en las encuestas (ya está empezando) mientras sube Vox, el resto del PP se abanica y Sánchez prepara su paseo militar para ganar los comicios de 2003.

Es verdad que en la política española pasan muchas cosas y nadie está al día de hoy en condiciones de predecir lo que va a pasar -por ejemplo con Cs-, ni que ocurrirá con la economía en 2022. Pero si la pretendida orquesta de Casado sigue desafinando y se presenta como ‘la banda borracha’ ante los españoles entonces adiós PP.

Sobre todo porque los ‘iluminati’ de Aznar tienen muy claro lo que quieren y no pararán hasta que empiecen a difundir encuestas, que están preparando, en las que se dirá que Ayuso sacaría frente a Sánchez mejor resultado que Casado y además frenaría a Vox, a ver si con ello desatan un clamor en el PP y fuerzan una ‘primarias’ para decidir quién ocupa el cartel electoral del PP en 2023.

Y así está la situación y por ahí van las cosas mientras Feijóo continúa mirando al tendido y tocando el violín como si nada de todo esto fuera con él, lo que no es verdad. Al contrario él tiene mucho que decir pero prefiere callar. Y da la impresión que se lo está pensando todo con detenimiento y por algo será.