¿Y si canta Bescansa?

En el nuevo culebrón político judicial que se está escribiendo en la Audiencia Nacional con motivo de la presunta financiación ilegal de Podemos y que Pablo Iglesias califica de campaña de difamación orquestada en contra del partido que fundó solo falta, para completar las revelaciones de ‘El Pollo' Carvajal -el ex espía de Chávez- un poderoso estrambote o confirmación.

Como lo sería un pacto de Carolina Bescansa con la fiscalía para que la ex dirigente y la ex fundadora de Podemos acabe contando lo que sabe sobre la financiación ilegal y venezolana de UP.

Lejos están los tiempos en los que Bescansa entraba en el Congreso de los Diputados con su bebé en brazos, al que luego acunaba Pablo Iglesias en el escaño.

Pero luego llegaron los problemas e Iglesias comenzó las purgas en la dirección del partido con los ceses y marginación de varios fundadores de Podemos como Pascual, Alegre, Errejón, Sánchez y Bescansa. La que poco después reveló, a su pesar, un plan secreto con Errejón para desbancar a Iglesias del liderazgo de Podemos, motivo por el que ella tuvo que dimitir de todos sus cargos.

Pero ahora el nombre de Bescansa ha aparecido, junto a los de Monedero e Iglesias como una de los dirigentes de Podemos que, en la compañía de Iglesias y Monedero, recibieron grandes sumas de dinero del Gobierno de Venezuela para financiar a Podemos según lo ha contado 'El Pollo' Carvajal en la Audiencia Nacional, para intentar no ser extraditado a los EE.UU.

Y claro solo le faltaba a Bescansa, después de haber sido purgada por su ex líder Pablo Iglesias, acabar encausada por la financiación ilegal de Podemos lo que podría tener serias consecuencias penales para ella.

De ahí que surja la interrogante sobre si Bescansa estaría o no dispuesta a colaborar con la Justicia y a contar, ante la fiscalía, todo lo que sabe sobre la financiación ilegal de Podemos a cambio de una sensible mejora de la que puede ser su complicada situación procesal.

Y si Bescansa canta entonces el horizonte procesal y penal de Monedero e Iglesias se complicaría enormemente y la marca Podemos quedaría sumida en una crisis existencial, en beneficio por un lado de Íñigo Errejón y por otro de Yolanda Díaz como bien cabe imaginar.