Ascenso de Vox y elecciones en Andalucía

Santiago Abascal

| Europa Press

En el bonito juego de las encuestas electorales que tanto gustan en España la última noticia llamativa no es la buena acogida que tiene Yolanda Díaz en la izquierda, sino el subidón de Vox y Santiago Abascal a quien algunos de los últimos sondeos sitúan en un 18 % de intención de voto y en la cota de los 70 escaños (ahora tiene 52).

Lo que sumado a una leve recuperación de UP hace que PP y PSOE estén más o menos empatados en torno al 27,5 % de intención de votos y con unos 105 diputados cada uno, lo que deja en entredicho la gobernabilidad y la estabilidad política del país.

Y esto que sería un pésimo resultado para Pedro Sánchez tampoco sería un buen resultado para Casado porque todo lo que no sea para el PSOE y el PP superar el 30 % de intención de voto y llegar a los 130 escaños es una mala noticia que tiene como consecuencia la fragmentación del país.

Y vamos a ver qué pasa con las candidaturas de ‘La España Vaciada’ de las provincia de interior y ámbito rural que, siguiendo el modelo de Teruel Existe, pretenden levantar una docena de escaños, convirtiendo el Congreso de los Diputados en un zoco político donde podrían instalarse hasta 20 partidos con representación parlamentaria.

Naturalmente, todas las encuestas no coinciden pero las que le ofrecen a Vox un subidón justifican este ascenso en la crisis abierta en el seno del PP entre Isabel Ayuso y Pablo Casado, lo que le resta votos al PP en beneficio de Vox.

Otro dato que puede favorecer a Vox, sobre todo en el ámbito rural, es el de las crecientes protestas de los trabajadores del campo e incluso en otros sectores de la producción que empiezan a sublevarse contra el Gobierno de la izquierda de Pedro Sánchez y Podemos al que culpan de su situación.

Aunque en este momento lo que más preocupa e interesa a Vox es ver qué puede pasar en Andalucía a la vista de los problemas existentes entre el PP de Juanma Moreno y Cs de Juan Marín en el seno del gobierno andaluz.

Porque, ante la ausencia de los Presupuestos para 2022, Moreno podría optar por un adelanto electoral (para sorprender a su nuevo adversario del PSOE Juan Espadas), en los primeros meses del año próximo. El que, en todo caso, será un año electoral en el Sur porque la legislatura se acaba en diciembre de 2022.

¿Qué hará Juanma Moreno desde su cacareada libertad y la competencia que tiene para decidir el calendario electoral? Puede que ahora ni siquiera Moreno lo sepa -a lo mejor el único que lo sabe es ‘el joven’ Javier Arenas- y que se lo esté pensando.

Pero quien da primero da dos veces y repetir una amplia victoria del PP en Andalucía, después de lo que les ocurrió el 4-M en Madrid, esa sería una pésima noticia para Sánchez por más que ello incluya el hundimiento de Cs y el ascenso de Vox.

Y si hay elecciones en Andalucía y se hunde Cs y sube Vox, ello sería una señal definitiva para Arrimadas de que Cs se desmorona. Y en ese caso Abascal tendrá la oportunidad de imponerle al PP la presencia de Vox en la Junta andaluza, lo que tendría repercusión en toda España y le obligaría al PP a subrayar que la extrema izquierda comunista también está con Pedro Sánchez en el gobierno de coalición nacional.