España, primero controla, luego sufre y por fin gana

Partido decisivo para el Mundial de Catar en el estadio de La Cartuja de Sevilla, lleno de público (51.000 espectadores) y palmas sevillanas en favor de la Selección de España que salta al campo sin Morata ni Koke, mientras sorprende la presencia en el ataque de Tomas, con Olmo y Sarabia. Y en el centro del campo entra Soler que se suma a Gavi y Busquets, dejando Luís Enrique en la defensa a Azpilicueta, Laporte, Torres y Alba, con Unai en la portería.

Victoria de España sobre Suecia (1-O) con gol de Morata que sale al campo en el minuto 66 y caza en el minuto 86 el rechace de un disparo de Olmo al larguero de la portería de Olsen, marcando con facilidad el gol de la victoria que clasifica a España para el Mundial de Catar de noviembre de 2022.

Gol providencial de Morata cuando Suecia había logrado recuperar el balón y amenazaba de manera insistente y peligrosa la portería de Unai en torno a la cual se movía la estrella sueca Ibrahimovic con 40 años y mucho gol en los pies y la cabeza.

El empate le servía a España pero un solo gol de Suecia nos dejaba fuera de la clasificación directa para Catar y nos obligaba a dos partidos de repesca que, afortunadamente, ya no hacen falta.

Mucho control del balón por parte de España en la primera media hora del encuentro, con excelente actuación del joven Gavi, pero con poca pólvora y nada de peligro en una delantera que no trenzaba jugadas y sin disparos a la puerta del guardameta Olsen.

Sin embargo, a partir del minuto 30 Suecia avanza sus filas, empiezan a controlar el centro del campo y Forsberg logra dos peligrosos disparos a la portería de Unai Simón que rozaron los palos del arco español y crearon un cierto estupor y preocupación en el banquillo de Luís Enrique, que se fue al descanso con un inquietante y esperanzador 0-0.

En la segunda mitad muchos cambios en los equipos de España y Suecia y en la delantera española aparecen Rodrigo y Morata, mientras los suecos dan paso a Ibrahimovic y sientan asombrosamente a Forsberg e Isaak, los mejores y más peligrosos de los suyos. Pero es entonces cuando empieza el sufrimiento de los españoles en un partido roto, sin control de nadie y con contraataques sucesivos a uno y otro lado del campo.

El reloj y el empate 0-0 juegan a favor de España pero el peligro de un gol de Suecia crea tensión en el Estadio y el público ofrece y aprieta su apoyo a la Selección hasta que Morata, que había sido reclamado desde las gradas de La Cartuja, marca el gol de la victoria y consigue el pasaporte para Catar.

Poco después concluye el partido y se desata la euforia en el Estadio y entre los jugadores de la Selección en la que destacaron Morata, Gavi, Busquets y el entrenador Luís Enrique como principales responsables de la victoria. La que nos da la clasificación para el Mundial. Y menos mal, porque este país estaba muy necesitado de buenas noticias y por lo menos ayer se consiguió una deportiva muy importante para la Selección del fútbol nacional.