Xavi Hernández ha vuelto

Xavi Hernández, el que fuera con Andrés Iniesta miembro de la mejor pareja de centrocampistas del fútbol mundial y de la ‘edad de oro’ del fútbol español ha regresado al F.C. Barcelona como entrenador. Y ha sido recibido en un Club endeudado, sin un equipo de estrellas y la enfermería a rebosar como si fuera el Mesías que todo va a solucionar.

No es lo mismo jugar que entrenar, y su paso por Catar, no le garantiza a Xavi un éxito rotundo e inmediato en el Barça. Aunque ya ha conseguido y algo es algo, y por ahí se empieza, subir la moral a la plantilla y provocar el optimismo y la ilusión de los culés, ahora que no tienen a Messi ni dinero para fichar nuevas estrellas del fútbol internacional.

Quienes han visto trabajar a Xavi como entrenador en Catar aseguran que es de la escuela de Guardiola. Y por lo tanto obsesivo en el control y posesión del balón y en la aglomeración de centrocampistas y defensas para poder recuperar el balón si se pierde y para moverse al primer toque en el centro del campo, liberando así los extremos por los que hay que entrar en el área del contrario.

Bueno de todo eso hay, con mayor o menor intensidad en el futbol europeo, y ninguna de estas estrategias es muy original ni suponen un descubrimiento asombroso ni revolucionario.

Sobre todo porque el entrenador no será eficaz, por mucho que sepa, si no tiene una buena orquesta en el campo que sepa interpretar la partitura al ritmo que le impone el director, en este caso Xavi.

Y además y sobre todo el Barcelona, como cualquier gran equipo, necesita un ‘matador’ (o dos o tres) goleador en el área de remate y Ansu Fati, que es bueno y muy joven, no puede por si solo asumir esa función. De la misma manera que solo está en el centro del campo Busquets, ya con una cierta edad, como les ocurre en la defensa azulgrana con Piqué.

Ahora bien, también había un enorme vacío y desde hace tiempo en el banquillo del Barça donde de un tiempo a esta parte no hubo un estable entrenador y donde Koeman ha sufrido un calvario por culpa propia y por el desamparo de la dirección del Club.

Pues bien, ahora ya tienen a Xavi ‘el deseado’ y vamos a ver como se completa todo lo demás. Sin duda hará falta tiempo para ver cómo van las cosas pero arreglar este equipo de la noche a la mañana sencillo no será.