¿Has hecho la compra para el apagón?

Millones de chinos han invadido los mercados para aprovisionarse de los alimentos que pueden considerar imprescindibles para sobrevivir durante varios días, ante el riesgo de un ‘gran apagón eléctrico' y siguiendo así las recomendaciones del Gobierno de Pekín.

Y algo parecido parece que está ocurriendo en Alemania y Austria donde sus respectivos gobiernos han recomendado a sus ciudadanos que se preparen ante esa eventualidad. La que algunos analistas sitúan en el mes de diciembre, ante la posible llegada de un invierno muy frío que bien podría causar un incremento importante del consumo energético y dar pie a ese temido ‘gran apagón’.

En el que de momento no cree el Gobierno de Pedro Sánchez para de esa manera no desatar una alarma social, que podría desembocar en toda una avalancha de compras que podrían desabastecer los mercados por exceso de acumulación de alimentos por parte de los ciudadanos.

De hecho, en algunas de las cadenas de supermercados de la alimentación en nuestro país ya se ha detectado que algunas estanterías ya están vacías, lo que podría ser una señal de que la psicosis del apagón ya está calando en España.

Pero el Gobierno no dice nada y aplica paños calientes sobre el rumor cada vez más extendido del riesgo del ‘gran apagón’, sobre el que al día de hoy no existen pruebas ni indicios fehacientes de que pueda producirse.

Más bien al contrario la vicepresidenta Rivera, responsable de la energía, asegura que España no tiñe motivos para estar preocupada por una gran caída de la electricidad. Y el ministro de Exteriores Albares asegura tener el compromiso del presidente de Argelia de que a España no le faltará gas, a pesar del cierre reciente del gaseoducto argelino que pasa por Marruecos.

De manera que ‘tranquilidad oficial’. Aunque los ciudadanos no se fían y muchos de ellos han empezado a hacer una compra especial de toda clase de productos no perecederos de alimentación, así como de agua, velas y linternas y material de limpieza, e incluso baterías complementarias para los teléfonos móviles, no vaya a ser que se complique la situación.

Como también podría complicarse la venta de productos de Navidad por falta de suministros y del ‘cuello de botella imperante’ en los transportes internacionales, lo que podría afectar a los juguetes de los Reyes Magos y de Papa Noel, sobre todo en lo que afecta a los productos y a los juegos electrónicos que en esas fiestas hacen furor entre jóvenes y pequeños.

¿Qué hacer? Pues mitad y mitad. Comprar algo por si las moscas pero sin exagerar.