Cuidado con la tensión entre Argelia y Marruecos

Argelia Marruecos Sáhara

Mucho cuidado y máxima atención a la muerte de tres civiles argelinos, que conducían camiones en una ruta del Sáhara Occidental y que el Gobierno de Argel atribuye a un ataque premeditado del ejército de Marruecos que utilizó,  según Argelia, ‘armas sofisticadas’.

Es decir con ‘drones’ armados que los marroquíes compraron a Israel y que el Gobierno de Rabat utilizó, hace un año contra un dirigente del Polisario. Un ataque ordenado por Rabat que pudo haber confundido con un convoy del Frente Polisario, lo que ha provocado un incidente de máxima gravedad por el riesgo que incluye de que el ataque pueda convertirse en el principio de un enfrentamiento militar abierto entre Argelia y Marruecos.

Dos países que tienen rotas sus relaciones diplomáticas, a lo que se añadió el pasado domingo el cierre por Argel del gaseoducto argelino que pasaba por el territorio marroquí con destino al aprovisionamiento energético de Marruecos, España y otros países de Europa.

Lo que supone el final del gas argelino para Marruecos, mientras Argel le garantiza a España que no sufrirá problemas de abastecimiento de gas, porque permanece en funcionamiento el otro gaseoducto argelino que llega directamente a España por Almería.

Y porque los argelinos también parecen dispuestos a ampliar esos envíos a España con barcos cisternas, si es que ahora hay buques para el transporte de gas disponibles, lo que no parece fácil.

Marruecos ha negado que su ejército atacara los camiones argelinos y ha señalado al Frente Polisario como posible autor de ese ataque. Lo que han desmentido las autoridades saharauis que son firmes aliados de Argelia y que están en tensión permanente con Marruecos desde que el pasado año rompieron el alto el fuego impuesto por la ONU.

Para España el riesgo de una guerra entre Argelia y Marruecos es un asunto de la mayor gravedad por las muy especiales relaciones tanto comerciales como energéticas con ambos países y la proximidad del eventual conflicto. El que también afectaría a Francia, antigua metrópoli de la Argelia francesa y un país el galo con especiales relaciones con Marruecos.

Por lo que se espera que los gobiernos de París y Madrid estén en contacto y decididos a mediar entre Argel y Rabat para evitar que este incidente, que está en investigación, derive en un conflicto armado a las puertas de la UE.

Veremos cómo se desarrollan los acontecimientos y cabe esperar que este ataque no degenere en un conflicto en este momento tan complicado en la crisis económica y energética que embarga a España y la UE porque ello podría empeorar más si cabe nuestra débil y complicada situación, además de desestabilizar el norte de África en la zona del Magreb.