Greta Thunberg canta en Glasgow 

Greta Thunberg

Aprovechando que estamos en Halloween Carlos Herrera ha comparado a la joven ecologista sueca, Greta Thunberg, con ‘La niña del exorcista’. Y, mire usted por donde el mago de la COPE se ha vuelto a adelantar señalando a Greta porque la pequeña ecologista ha vuelto a acaparar -casi tanto como el guapo Leonardo Di Caprio- la atención de los medios y líderes de la cumbre COP26 del Clima.

Y lo ha hecho Greta cantando, en un parque cercano al auditorio de la Cumbre del Clima, y  en la compañía de otros jóvenes manifestantes una canción dirigida a los líderes políticos mundiales llegados a Escocía en cuyo estribillo dicen: ‘Puedes meterte la crisis del Clima por el culo’.

Greta se entrevistó el martes en la sede del COP26 con el secretario general de la ONU Antonio Guterrez, y pasará todo el fin de semana acudiendo a las  manifestaciones que los ecologistas rebeldes han organizado en Glasgow para denunciar las que llaman escasas medidas de los gobernantes contra la destrucción del Planeta.

Del que ayer hizo una defensa y apología encendida el admirado naturalista inglés David Attenborough, que tan bien conoce, cómo nos los ha enseñado en sus magníficos reportajes televisados, los grandes secretos, maravillas y las amenazas que se ciernen sobre la flora y fauna de la Tierra.

Es verdad que la Cumbre del Clima con sus objetivos del 1,5 de emisiones CO2 para 2030, y sus promesas de no desforestación se ha convertido en una especie de Convención de las ‘hermanitas ricas de los niños pobres’ en la que los rumbosos presidentes de los poderosos gobiernos occidentales hacen ostentación de sus donativos.

Pedro Sánchez prometió el lunes que España aumentará en un 50 % su aportación climática (que es ridícula), y Joe Biden, que dormía mientras hablaba el español, declaró ayer que los EE.UU. invertirán 3.000 millones de dólares en financiación para combatir la crisis del Clima, lo que está por ver.

El caso es que mientras los chinos no paseen su dragón de papel por los largos pasillos del auditorio de Glasgow anunciando que su emperador Xi, el mayor responsable del efecto invernadero, pondrá fin a las centrales de carbón, todo lo demás será bastante insuficiente.

Y no digamos si como está ocurriendo en La Palma con la furia del volcán de Sierra Vieja, el Planeta azul, rojo de ira, comienza a abrir más bocas de fuego que emanan desde el mismísimo infierno, en otras latitudes. Y si las  tormentas de nieve, ‘Las Filomenas’ provocan un invierno helador que hace colapsar las centrales eléctricas y, como se lo temen los austríacos y los alemanes, se produce en Europa un ‘gran apagón’.

La Cumbre del Clima de Glasgow se está convirtiendo en un gran Circo en el que el exhibicionista de Boris Johnson desempeña el rol de un enloquecido  King Kong, por lo que a Greta Thunberg y a sus amigos cantores no les falta algo de razón.