Elecciones en Portugal, ‘las barbas del vecino’

Puede que comisario europeo de economía Paolo Gentiloni no se asombre ni escandalice con las divergencias y enfrentamientos que está viendo en el seno del Gobierno español. No en vano estas desavenencias en su país de origen, la bellísima Italia, están a la orden del día y los gobiernos llegan y se caen a gran velocidad.

Y en España el actual gobierno de Sánchez, que fue renovado en julio en la parte que le toca al PSOE, cumplirá el 20 de enero de 2022 dos años de vida y algo más de legislatura lo que ya es todo un récord.

De manera que la bronca entre Yolanda Díaz y Nadia Calviño, a propósito de la reforma laboral, a Gentiloni no le va a sorprender ni le va a extrañar. Eso pasa ‘en todas las familias políticas’ pensará. Además Gentiloni sabe que la UE, que no se atreve a sancionar a Polonia, no bloqueará la entrega de los Fondos de la UE a España por algunas discrepancias en la reforma laboral.

Pero hete aquí que en Portugal por cuestiones parecidas -los salarios y las pensiones- el Partido Comunista lusitano, que lidera Jerónimo de Sousa, ha roto con el gobierno socialista de Antonio Costa negándose a aprobar los Presupuestos de 2022. Lo que le obligará al presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, a convocar elecciones generales anticipadas.

Y esa situación nos conduce al refrán de ‘cuando las barbas de tu vecino veas pelar por las tuyas a remojar’. Y nuestro vecino es Portugal. De ahí que estemos atentos porque lo de la reforma laboral es solo uno de los muchos desencuentros que existen entre el PSOE y Podemos en el seno del actual Gobierno de coalición.

Ahí está por ejemplo la petición de Podemos, desde dentro del Gobierno, de la dimisión de la presidenta del Congreso Meritxell Batet, por la expulsión del diputado de UP Alberto Rodríguez de la Cámara, tras su condena en el Tribunal Supremo, lo que Rodríguez va a recurrir al Tribunal Constitucional. Y ahí están las discrepancias para la reforma de la llamada ‘ley mordaza’.

Pero sobre todo lo que subyace al fondo de todo esto es que Yolanda Díaz e Ione Belarra tienen la sospecha, o la convicción, de que en cuanto Sánchez consiga aprobar sus Presupuestos de 2022 expulsará del Gobierno a todos los ministros de UP, y gobernará en solitario hasta las elecciones de finales de 2023, como ya lo hizo anteriormente tras la moción de censura del día 1 de junio de 2018 hasta su investidura en enero de 2020.

Y, llegado el caso, Yolanda Díaz puede decir algo parecido a lo que dijo Pasionaria: ‘más vale marcharse ahora de pie y con la cabeza bien alta, que se cesados en enero y de rodillas’.

Aunque por el momento todos se van a poner de perfil y se van a dedicar a disimular, a sabiendas unos y otros que si Sánchez logra los PGE antes de fin de año en enero los Reyes Magos le regalarán una cimitarra y un puñal.