‘El Clásico’ será un juego de niños

Este domingo se juega en el Camp Nou el partido de Liga entre el Barcelona y el Real Madrid. Digamos que el gran partido de ida de La Liga española, lo que se suele llamar ‘el clásico', que a buen seguro será seguido por millones de espectadores de todo el mundo por televisión y con lleno absoluto, más de 70.000 espectadores, en el estadio catalán.

Pero ese ‘clásico’ es bastante moderno porque las nuevas estrellas de los dos equipos son ¡niños!, bueno muy jóvenes, y van a ocupar en el césped en puestos de gran responsabilidad. Por ejemplo: en el Barça Ansu Fati, Gavi y Pedri; y en el Madrid, Rodrigo, Vinicius y Camavinga.

Ambos equipos tienen también entrenadores que se pueden catalogar de ‘clásicos’ como lo son Koeman y Ancelotti. Y ambos equipos cuentan en este momento un adversario común: el PSG. El equipo Galo de Paris con propietario en Catar que le quitó al Barça a Messi y que, por el momento, bloquea la llegada de Mbappé al Real Madrid.

Las estrategias de ambos equipos son parecidas: control del balón y salida en contraataque a gran velocidad. El Madrid atacará más por los extremos con Rodrigo y Vinicius y el Barcelona atacará más por el centro del campo de la mano de Gavi y Rodri, y por supuesto de la del eterno Busquets, como en el Madrid será Modric quien lleve la batuta a la espera de que Benzema -si está en forma- pueda rematar, mientras en la plantilla blaugrana falta por saber quien estará en la punta del ataque.

En todo caso, y como en la Selección Nacional de Luís Enrique, los jóvenes del Barcelona y del Real Madrid van a ser decisivos, con su desparpajo, sus genialidades y su ambición. A sabiendas todos ellos que este ‘clásico’ será para ellos una gran oportunidad histórica y estelar que a buen seguro no van a desperdiciar.

En el partido el Barcelona, sumido en una grave crisis financiera, sufrirá más que el Madrid porque además juega en casa y ello es más responsabilidad y para Koeman el ganar es esencial y puede que definitivo para su continuidad como entrenador. Mientras que para el Real Madrid, muy preocupado por el estado físico y anímico -por el juicio que tiene en Francia- de Benzema, este encuentro es importante paro no dramático.

En todo caso el domingo veremos que ocurre y como juegan los chavales tan apasionante cita del fútbol español. Será, por momentos, como un ‘juego de niños’ pero con las camisetas de dos de los grandes equipos del fútbol mundial y con muchos millones de espectadores pegados al televisor.