Hay que salvar a los podencos de La Palma

rescate perros Palma con drones

Estamos pendientes de los ensayos que se están realizando en La Palma con tres poderosos drones con los que se pretende salvar a los 4 perros podencos que se encuentran atrapados en dos estanques de la isla que están rodeados por lava y a los que los equipos de rescate no han podido llegar.

Al parecer los drones, de carga logística para el mar, han sido modificados para intentar el rescate de los perros a los que por ahora solo se les pudo abastecer de comida y agua, lo que tiene en vilo a la población de la isla y a miles -puede que millones- de personas en España y en otros países.

Los drones en cuestión cuentan con un sistema de redes de captura y suelta que manejan a distancia los expertos en estas naves teledirigidas que según se dicen pueden soportar cargas de hasta 24 kilos de peso.

Según las últimas noticias los pilotos y los drones han sido autorizados, por el Cabildo de la isla, a llevar a cabo la operación de rescate, para lo que ya se están haciendo pruebas en el entorno del centro de ‘mando avanzado’ desde donde se sigue muy de cerca los avances de la lava y las emisiones y explosiones del volcán.

Y se espera en las próximas horas o días se pueda producir un primer intento para salvar a alguno de los podencos, lo que de salir bien permitiría que se intentara el rescate de los otros tres. Aunque antes estos drones, de más de dos metros de envergadura, se acercarán a los estanques con agua y comida para que los perros se acostumbren al ruido de los drones y no extrañen su presencia cuando se acerquen para capturar a los perros.

La empresa de los drones se llama Aerocámaras y ha sido contratada para esta operación por la Plataforma leales.org que espera rescatar a los cuatro perros en las próximas horas porque la lava está empujando poco a poco a los estanques y los podría desbordar.

Esperemos que todo salga bien y que los dueños de los perros puedan muy pronto recuperar a sus animales que están dando señales de agotamiento y miedo por el mar de fuego que los rodea. Y al que afortunadamente no se atreven a saltar. Veremos que pasa pero conviene que no se pierda tiempo y que la operación de rescate pueda comenzar.