La clase de Mbappé y Benzemá

‘Los chicos del coro’ de Luís Enrique no pudieron con La Legión Extranjera de Francia, la campeona del mundo que finalmente impuso la clase de sus dos estrellas Mbappé y Benzemá, como autores de los dos golazos con los que Francia superó el 1-0 de Oyarzabal en el minuto 60 en el partido de la final de la Liga de Naciones que se llevó Francia.

Y en la que España desempeñó un gran papel, sobre todo en el control del juego y del balón hasta que Oyarzabal marcó el 1-0 cazando un balón en área gala. Pero fue en ese momento en el que Francia, como ya hicieron con Bélgica, adelantó sus líneas, presionaron arriba e inmediatamente lograron un soberbio gol de Benzemá desde fuera del área y a la escuadra izquierda de Unai Simon.

Ahí cambió el rumbo del partido que luego, con un regate rápido y un tiro rasante, remató Mbappé, culminando la victoria con la clase y la eficacia de dos goleadores de prestigio mundial frente a una Selección la española, que en Francia llaman ‘la roja’, que juega bien pero que no tiene pólvora en las botas.

Lo que hoy día constituye la gran carencia del fútbol español porque no hay goleadores que puedan lucir la camiseta nacional. Ferran hace lo que puede y Oyarzabal lo que pudo, pero Luís Enrique no tiene en la punta del ataque hispano un matador, y no digamos tres como los que exhibió Francia con Griezmann, Mbappé y Benzemá.

Los españoles, la joven Selección de Luís Enrique jugó bien, pero nada más marcar el primer gol al técnico español se le pasó la oportunidad de reforzar el centro del campo y la defensa para proteger la ventaja inicial, y cuando por fin salió Koke ya era demasiado tarde. Y cuando empató Benzemá el partido cambió de ritmo y oportunidades y fue entonces cuando apareció Mbappé, otro matador del área que liquidó el partido.

En los últimos minutos España buscó el empate a la desesperada pero sin un letal rematador. Y así los ‘chicos del coro’ de Luís Enrique volvieron de Italia a España con la botas puestas pero sin el triunfo final, y dejando en el ambiente una excelente sensación de cara al Mundial de Catar, si es que para entonces hemos encontrado, como tiene Francia, un tridente goleador.