El 'efecto mariposa' y la burbuja inmobiliaria de China

Un antiguo proverbio chino afirma que ‘el leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo’. Y así es y nunca mejor dicho si lo aplicamos a los efectos que está teniendo la crisis empresarial y financiera creada por la gran empresa china inmobiliaria y de construcción China Evergrande Group. La que víctima de otra burbuja inmobiliaria y de su fracaso empresarial, con un pasivo de 300.000 millones de euros, está al borde de la quiebra.

Salvo que intervenga la compañía de manera inmediata el Gobierno de Pekín, frenando el demoledor aleteo de esta mariposa gigante que acaba de poner, por enésima vez en evidencia, los riesgos de la economía global.

Lo que ha provocado el hundimiento de Evergrande en el mercado de Pekín y efectos muy negativos en las Bolsas de Nueva York, Hong Kong y en las europeas. Ahí incluido el Ibex 35 español, que ayer perdió más de un 1%, con daños especiales para el sector banca. El BBVA cayó más de un 5 %.

Y lo que destacados analistas han calificado como un caso similar al de Lehman Brothers en USA que dio pie a la crisis financiera internacional de 2008. Y de nuevo ligado a una crisis de la burbuja inmobiliaria. Algo de lo que los españoles sabemos mucho y los norteamericanos también con su juego macabro de los volátiles productos financieros ligados a este sector.

La verdad es que las mariposas están de un tiempo a esta parte inquietas y no paran de aletear enviando señales entre los distintos continentes del Planeta.

No hace mucho que en el jardín de La Casa Blanca se destacó un sonoro aleteo provocado por la creación de la nueva Alianza Indo-Pacífico que el presidente Joe Biden ha pactado con Australia y Reino Unido, la Aukus, y dicho aleteo llegó a París y provocó un monumental enfado del presidente Macron de Francia que ordenó retirar su embajador en Washington.

Y no digamos el estruendo internacional que han causado los aleteos de las mariposas de Afganistán, tras la victoria de los talibanes y la desordenada retirada de las tropas USA de ese país.

Y conocidos son, y ahora especialmente en España, las consecuencias de los aleteos de las mariposas que pululan por las fuentes del petróleo y del gas internacional que en nuestro país han desatado una escalada infernal de los precios de la luz.

Y que les vamos a contar del aleteo de la mortífera mariposa de la ciudad china de Wuhan, que expandió por todo el mundo la epidemia del covid-19, que todavía está lejos de concluir.

El llamado 'efecto mariposa' existe y viaja a la velocidad del sonido por las redes sociales de internet en el mundo comunicado que habitamos y sigue causando estragos como este último de la burbuja inmobiliaria de China que acaba de comenzar y que el Gobierno de Pekín debería controlar, ya.