Antonio Elorza escribe de Sánchez en ‘El Mundo’

El historiador, catedrático de Ciencias Políticas y prestigioso analista de la izquierda, Antonio Elorza, ha publicado ayer una interesante Tribuna en el diario El Mundo, titulada ‘El PSOE y el futuro’, en la que tras analizar los preparativos del próximo 40 Congreso del PSOE en Valencia escribe: ‘En el PSOE actual tenemos delante la consolidación de un monopolio de poder en manos del secretario general y presidente, una verdadera autocracia’.

Y falta saber si Elorza se ha marchado de ‘motu propio’ a El Mundo -como han hecho otros columnistas notorios huyendo de ‘el sanchismo’ asfixiante, o ha sido censurado y expulsado como ocurrió con el ex director de El País Antonio Caño.

Y otros destacados analistas como Trapiello, Torreblanca, Amón, Carreras -imaginamos que Cebrián, Azúa, León Gross y Gil Calvo pueden estar en el límite- en una creciente diáspora y espiral de censura y pérdida de talento e independencia de quienes conformaron el alma y la línea editorial de El País desde su fundación.

No corren buenos tiempos para ‘la lírica’ ni para el negocio editorial y menos aún para un periodismo independiente. Y ello hace que escritores y analistas de larga trayectoria progresista, que no desean renunciar a su presencia en el debate público, se pasen a la otra orilla ideológica del Rubicón mediático, convencidos de que el peligro para la Democracia se llama Pedro Sánchez.

Algo que muchos votantes progresistas madrileños intuyeron en las pasadas elecciones de Madrid del 4 de mayo, mientras Iglesias y el pobre Gabilondo se lanzaban en plancha contra ‘el fascismo’ (sic) y así les fue.

El mismo Iglesias que con otros decapitados por Sánchez en la aún reciente crisis de Gobierno, como Ábalos y Calvo, se han reconvertido en tertulianos del extra radio de un Pedro Sánchez que, a decir de Antonio Elorza, prepara un desembarco triunfal en el 40 Congreso del PSOE de octubre -‘se trata de promover una exaltación de su figura’ - como si de la entrada en Roma de Cleopatra se tratara.

Un Sánchez al que el espejito mágico y demoscópico de las encuestas le siguen anunciando la derrota electoral, lo que le obliga a templar gaitas con UP y ERC, y que ahora lidera, tras la tensa apertura del nuevo año judicial que el Rey Felipe VI bien podría haber proclamado diciendo: ‘queda abierta esta batalla campal y judicial’.