El nuevo Gobierno de la madre ‘Matria’

Como ha dicho Mariano Rajoy en la fiesta gallega del PP estos ministros de Podemos, a los que Sánchez no les puede tocar ni un pelo, no dejan de dar patadas al diccionario de la Real Academia Española de la Lengua con eso de los ‘niñes’ y los ‘hijes’ de Irene Montero. A la que se acaba de superar la vicepresidenta Yolanda Díaz proponiendo ‘matria’ en vez de patria, para que el inefable ministro Garzón el día menos pensado nos hable de ‘les hijes de la matria’.

Lo que nos lleva a la conclusión de que Sánchez se ha quedado muy corto en la crisis del Gobierno, como tampoco ha estado acertado con la llegada de los nuevos ministros y ministras, porque le faltan algunos ‘ministres’ de cierto nivel porque ninguno los nuevo fichajes están capacitados para jugar en la Champion League europea.

No en vano en el nuevo Gabinete no se aprecia ningún ministro que pueda calificarse de ‘estadista’. Se acercaba algo a ese nivel la ministra Robles de Defensa , pero después de su ataque al Tribunal Constitucional a Robles se nos ha desinflado y se le le ha afilado la cara y la nariz, lo que proyecta una figura que recuerda al pingüino de Batman que tan magistralmente interpretó Danny DeVito.

El ‘estadista’ quiere ser Sánchez, que ha liquidado a su guardia pretoriana en el Gobierno y el PSOE para quedarse a solas con todo el poder ‘sin un perrito que le ladre’ y sin nadie que pueda presentarse como un posible sucesor en ninguna de ambas instancias en las que la obediencia debida y la mediocridad imperan por doquier.

Pero es verdad que Sánchez esperaba un plácido despegue de su nuevo Gobierno por lo menos hasta primeros de septiembre pero le han estallado en las manos la quinta ola de la pandemia, la crisis de Cuba y la sentencia del Tribunal Constitucional, con el que se han liado a palos por decir que los confinamientos del primer ‘estado de alarma’ estaban fuera de la legalidad constitucional.

Y que se cuiden mucho los magistrados de la Sala Segunda del Tribunal Supremo a la hora de admitir a trámite y juzgar los recursos que PP, Cs y Vox han presentado contra los indultos que Sánchez dio a los golpistas catalanes, porque les puede caer ‘la del pulpo’.

Aunque la justa anulación de los indultos por manifiesta ‘arbitrariedad’ es lo que falta a Sánchez para completar el glorioso despegue del Gobierno que se acaba de estrenar y que ahora se irá de vacaciones en coche oficial.