Sánchez de estreno y Casado sin merienda

La política española es agotadora, vamos del sobresalto de los indultos al nuevo espectáculo de la crisis del Gobierno con el que Sánchez pone un punto y aparte y desconcierta al PP.

Y toma la iniciativa que se prolongará en próximos días con los juramentos de los nuevos ministros ante el Rey, el traspaso de carteras y el estreno de caras nuevas en los medios de comunicación y en los escaños socialistas del banco azul, lo que deja fuera de juego y desconcertada a la Oposición del centro y la derecha.

El lugar donde aún retumban las frasecitas ‘heroicas’ de Isabel Ayuso en La Moncloa tras su entrevista con Pedro Sánchez y en línea con su nuevo rol de lideresa de la derecha ‘profunda’ y nacional.

El lugar donde ella se presenta como post moderna Agustina de Aragón, mientras su jefe Pablo Casado, aún con despacho en la maldita sede de Génova 13, resopla como diciendo para sus adentros ‘Señor, qué Cruz’.

En el PP, ya lo hemos dicho varias veces, no hay ‘Estado Mayor’, sin sus estrategas de postín, expertos en comunicación (Iván Redondo está libre) y con creadores de oportunidades políticas y expertos en diseñar una agenda que no dependa de las provocaciones e iniciativas de Sánchez.

Lo que no puede ocurrir es que el presidente del PP vaya a remolque de los acontecimientos ajenos, y de las intromisiones de Isabel Ayuso en su propio territorio. Lo que es un engorro continuo que desestabiliza y enturbia la hoja de ruta de Casado con suma facilidad, porque los medios de comunicación conservadores compran la mercancía trucada de Ayuso con gran facilidad.

Y que se cuide Casado de la que empieza a conocerse como ‘la variante Aznar’ que pronto puede llegar a los medios y que todavía está en diseño y por ello no la vamos a desvelar, aunque en esta semana que comienza algo se sabrá y a Casado a buen seguro que no le va a gustar.

En fin, ahora estamos en el desfile y el estreno de las nuevas ministras de Sánchez y eso es lo que manda en la información, mal que le pese al PP. El que debía tener preparada una estrategia de actuación ante la anunciada crisis del Gobierno pero, como no tienen Estado Mayor, al final no tenían nada elaborado y se vieron obligados a la improvisación.

 

Y ello mientras la ‘Agustina Ayuso’ les roba la merienda y además es capaz de cualquier cosa para seguir en el candelero y si hiciera falta hasta pasear desnuda y a caballo, como Lady Godiva, por la Puerta del Sol.