Se acabó, mucho control y poca pólvora

Italia cumplió con las expectativas y derrotó a España en la semifinal de la Eurocopa y en la tanda de penaltis que por parte española fallaron Morata y Del Olmo, después de 120 minutos de partido que acabó en empate (1-1) con el claro dominio español pero sin mucho acierto en los tiros a puerta.

La Selección Nacional cayó ‘con las botas puestas’ y dejó una excelente impresión con un equipo joven y muy renovado -salvo en Busquets y Jordi Alba- que sin duda tiene un buen futuro por delante. Aunque está claro que España necesita un ‘matador’ del área contraria porque ni Morata (que falló dos penaltis) ni Gerard (que falló un penalti) estuvieron a la altura de lo que de ellos se esperaba.

Muy bien, sin embargo, el joven centro del campo y la defensa y sobre todo el portero Unai Simón que ha cuajado un excelente campeonato. Y también ha estado bien el seleccionador Luís Enrique quien renovó el equipo y que logró dejar una buena imagen de España, como el equipo que más tiempo dominó el juego aunque luego no sacó el provecho que se esperaba en los tiros a la puerta contraria.

En el partido de ayer Luís Enrique apostó en el primer tiempo por el control absoluto del balón que lo consiguió, dejando en el banquillo a Morata y a Gerard, e incorporando al ataque a Del Olmo y a Ferrand, controlando a los italianos pero sin lograr un gol.

Un marcador que abrió Italia en contra ataque por un disparo excelente de Chiesa, lo que obligó a Luís Enrique a sacar al campo a Gerard y a Morata  que, a pase de Del Olmo (que hizo un partidazo y tiró su penalti al cielo), empató el partido.

Un encuentro en el que los italianos quedaron al acecho y no controlaron el balón hasta llegar a la prórroga donde fueron más agresivos e incisivos, pero frente a España no dieron la talla que de ellos se esperaba. Aunque al final y en la ruleta de penaltis se llevaron la victoria.

La que les lleva al partido decisivo donde, probablemente, se enfrentarán a Inglaterra si es que lo ingleses, en su escenario talismán de Wembley, logran eliminar hoy a Dinamarca para finalmente enfrentarse a una Italia que frente a España no cuajó un buen partido aunque ganó.

La victoria de la Selección en Eurocopa, o el pase a la final, habría sido un buen regalo para los españoles después de tantos sinsabores, del drama de la pandemia y de la dura crisis económica y social que padecemos. Pero no hubo suerte aunque sí un esfuerzo denodado y ejemplar de la Selección que bien merece ser recibida con todos los honores aunque no haya conseguido estar en la final.