Sánchez es ‘valiente, patriota y sereno’ y además ‘no vinculante’

Poco a poco Sánchez va descubriendo sus cartas y mentiras a todos los españoles, que ayer extendió al Comité Federal del PSOE ante el que cantó la gallina al decir: ‘en Cataluña no habrá referéndum de autodeterminación vinculante’.

Es decir, que habrá un referéndum ‘no vinculante y consultivo’, que en la práctica tendrá el valor de un referéndum de autodeterminación. Que es lo que vienen diciendo Carmen Calvo y Miquel Iceta desde ya hace días para tranquilizar a sus socios de ERC.

De Sánchez podría decirse eso de que ‘no tiene abuela que le elogie’ o ‘ni perrito que le ladre’ porque el presidente carece de pudor a la hora de darse autobombo. Y anda diciendo en el Parlamento, en los medios y ahora en el PSOE que él es un ‘valiente’. Y no por dar los indultos sino por destrozar la Justicia.

Y además, y ya subido, en el autobombo se ha proclamado un ‘patriota’, como lo demuestra sus pactos con todos aquello que quieren pretenden romper España, como dijo en el Comité Federal del PSOE, una balsa de aceite, nada que ver con aquel otro Comité de 1 de octubre de 2016 cuando Sánchez tuvo que dimitir tras esconder una urna detrás de una cortina para intentar manipular una votación.

Y además presume Sánchez de ‘serenidad’ frente al ‘ruido’ de la oposición a la que tilda de ‘furibunda’. O sea ‘serenidad’ es la tercera medalla que se auto colgó ayer ante la mansedumbre de los asistentes al Comité del PSOE entre los que no estaban ninguno de los cuatro dirigentes disidentes, García Page, Lamban, Díaz y Vara.

Los que no comparten sus decisiones, ni sus alianzas y los que ven con la máxima preocupación la caída electoral del PSOE en todas las encuestas, y especialmente en sus respectivas autonomías.

Hay un dicho popular en el que se afirma que ‘hay que hablar bien de uno mismo, porque la gente se olvida y luego no sabe donde lo ha oído’. Y por ello Sánchez se lanza piropos ante el espejo de la madrastra convencido de que es el más valiente, patriota y sereno político español y el más guapo.

Y desde luego el mayor mentiroso de la Unión Europea y un peligro para España y la democracia como muy bien lo saben en Europa y en EE.UU. y como lo demostró el presidente Biden en aquel encuentro de 30 segundos en el que sólo hubo una foto en un pasillo y un ‘hola que tal y hasta luego’ como toda conversación.