Unai Simón, el héroe de San Petersburgo

La política está insufrible y la quinta ola de la pandemia (lo decíamos ayer…) ya está sobre nuestras cabezas con una incidencia de 155 %, y más de 400 % entre los jóvenes que están descontrolados y abriendo sin parar focos de contagios por toda España, lo que sin duda dañará y mucho la tan esperada temporada turística estival.

Pero en medio de este berenjenal nos queda la sufrida y heroica resistencia de ‘la roja’, la Selección Nacional de fútbol, en la Eurocopa donde España de acaba de meter en semifinales tras derrotar a Suiza en San Petersburgo y con el público ruso en contra porque equipo apenas no contó con Manolo el del bombo y unos cientos de seguidores más.

España está en las semifinales de la Eurocopa tras derrotar a Suiza (1-3)  en la tanda de penaltis (el partido acabó 1-1) gracias a las dos espectaculares paradas de Unai Simón, el joven portero de 24 años del Athletic de Bilbao, que es la gran revelación de esta joven Selección Nacional que ha logrado la proeza, inesperada, de llegar a las semifinales.

España jugó mejor y mereció ganar, con la ventaja añadida de la expulsión en el minuto 80 del partido del defensa helvético Freuler por una muy dura entrada y en plancha contra Gerard Moreno. Lo que dejó a Suiza con solo 10 jugadores en los 10 minutos finales del encuentro que acabó con empate a un tanto (1-1) por los goles de Alba en el primer tiempo y del suizo Shaqiri en la segunda parte.

A partir de la marcha de Freuler España dominó el encuentro pero no pudo marcar a pesar de sus muchas ocasiones y remates siempre frenados por  las excelentes intervenciones del meta suizo, Sommer, otro protagonista de la tarde en un partido en el que las estrellas no fueron los delanteros sino los porteros.

Suiza hizo un gran partido de resistencia frente a España -y en minoría durante 40 minutos- y precisamente por ello para buscar la tanda de penaltis en la que, en octavos de final, derrotaron a la gran favorita, Francia, tras fallar Mbappé el último penalti.

Pero esta vez ha sido en los penaltis donde sucumbió Suiza, a pesar de que el primero de ellos lo falló contra el poste Busquets y más adelante también falló otro Rodri. Pero erraron otros dos los suizos y fueron finalmente los dos paradores de Unai Simón los que nos dieron la victoria.

Un triunfo merecido a pesar de que España no jugó su mejor partido de esta Eurocopa, pero si luchó con ataques por oleadas aunque no consiguió el remate decisivo porque Morata no encontró el momento y porque Gerard no acertó, aunque sí marcó su penalti de la tanda final como Dani y Oyarzabal con un golazo decisivo que nos metió en la semifinal. ¡Menos mal!