Casado no tiene ‘Estado Mayor’

La sorprendente declaración del presidente de la CEOE Antonio Garamendi en favor de los indultos de Pedro Sánchez pone en evidencia la ausencia del PP en estos organismos y en círculos empresariales, y por eso ha ocurrido lo que acaba de pasar con Garamendi, que no ha sido una improvisación ni un descuido sino algo posiblemente elaborado por La Moncloa.

Y ¿Quién es la persona en el PP que mantiene las relaciones de su partido con el alto empresariado español? No se sabe y puede que no exista. Lo que no deja de ser una carencia importante en un partido que dice aspirar a dirigir el Gobierno de la nación.

Y ¿Quién es la persona en el PP que mantiene relaciones institucionales con los editores de los medios de comunicación? Tampoco se sabe y es bien probable que no exista, lo que no deja de ser asombroso en este tiempo en el que están pasando ‘muchas cosas’ en los medios de comunicación, y más que van a pasar.

Pero a Casado, según se ve, los empresarios y los medios no le interesan lo más mínimo. Y si a ello le añadimos que no consigue encarrilar un acuerdo con Arrimadas y que tampoco consigue meter a Ayuso en cintura, entonces entenderemos que la mejora del PP en las encuestas se debe más a fallos y desgastes de Sánchez que a méritos de Casado y del PP.

Y preguntamos también: ¿Quién es el estratega electoral de Casado? O por decirlo de otra manera ¿Quién es el Iván Redondo o el Pedro Arriola del PP? Y algo más, ¿Quiénes integran el Senedrín del PP en áreas del pensamiento, Cultura, el Derecho y la Educación? Tampoco lo sabemos.

Y lo que nos lleva a la conclusión de que el pretendido ‘general Casado’, no tiene un ‘Estado Mayor’. Al menos a la vista porque lo que se le conoce es la colaboración de Teodoro G. Egea y Cuca Gamarra y pare usted de contar.

Y a lo mejor piensa Casado que no le hace falta nadie más, visto cómo le van, de bien, las encuestas. Lo que nos permite pensar que, como lo creen en La Moncloa, Sánchez aún podría remontar.

E incluso en caso de que Sánchez no gane las elecciones -por un milagro del ‘cielo protector’ y no por méritos del PP- podría ocurrir que Sánchez siga en La Moncloa (si PP y Vox no suman) con la lógica ayuda de sus aliados del ‘combo’ Frankenstein.