Adiós a Susana Díaz

Andalucía, que también fue Romana, tampoco paga a traidores. Y eso ha sido lo que, en buena parte, le ha ocurrido a Susana Díaz en las ‘primarias’ del PSOE andaluz en las que la militancia ha optado por la renovación y el candidato de Pedro Sánchez, el alcalde sevillano Juan Espadas, que se ha alzado con la victoria con más 55 % de los votos frente al 38 % de Susana Díaz, lo que cierra las primarias sin una opción a segunda vuelta.

Y lo que le concede a Sánchez una importante victoria en el Sur andaluz y casi el pleno control del PSOE de cara a su triunfal 40 Congreso del PSOE de mediados de octubre en Valencia.

Es verdad que Susana Díaz ya perdió en 2017 frente a Sánchez aquellas otras primarias para la secretaría general del PSOE. Y, a finales de 2018 y aunque su candidatura fue la más votada, perdió por primera vez en 40 años el gobierno de la Junta de Andalucía que había tenido el PSOE y que ahora preside Juanma Moreno del PP en coalición con Cs y con el apoyo externo de Vox.

Y en esa derrota de Susana algo o mucho tuvo que ver el pacto de Sánchez con UP, Bildu, ERC, PNV y JxC, en junio de 2018 para expulsar del Gobierno a Rajoy con una moción de censura y alianza política que Rubalcaba calificó de ‘Gobierno Frankenstein’.

Ese mismo fantasma que ahora sobrevuela la política española a propósito de los indultos que Sánchez pretende conceder a los golpistas catalanes y que tan alto rechazo tiene en toda España y especialmente en Andalucía.

Pero Susana Díaz no se atrevió a entrar en ese debate, se arrugó. Y Espadas aprovechando esa huida -y en cierta manera traición al sentimiento español del pueblo andaluz- montó su estoque y a Susana la fulminó.

Y ahora falta por ver si Pedro Sánchez ‘el magnánimo’, que le había ofrecido a Susana un ministerio para que no se presentara a las primarias andaluzas, da a la sevillana una segunda oportunidad en la crisis ministerial en ciernes.

De lo contrario la carrera política de Díaz habrá llegado a su final con tres derrotas consecutivas y la certeza de que los militantes del PSOE de esas latitudes creen que el alcalde de Sevilla Juan Espadas y futuro candidato a la presidencia de la Junta, es un buen caballo ganador que podría, en 2023, recuperar el Gobierno del Sur.

Pero si Susana hubiera denunciado los indultos -que probablemente es lo que ella piensa que debió de hacer, a lo mejor otro gallo le habría cantado en las primarias. Pero la sevillana no se atrevió.