Los botiflers a garrotazos

Uno de los espectáculos más bonitos del rotundo fracaso del ‘procés’ son los palos que se están propinando entre ellos los dirigentes secesionistas y pro golpistas catalanes.

Empezando por Junqueras y Puigdemont, el preso contra el prófugo, que se llevan a matar y andan a garrotazos el uno con el otro para ver quien se hace el amo de esta catastrófica situación catalana que no tiene más salida que el Imperio de la ley, se pongan como se pongan estos delincuentes, sediciosos y ladrones de fondos públicos.

El Polifemo Junqueras a la espera desesperada del indulto de Sánchez para lo que ha escrito una desvergonzada carta que han dejado en evidencia las investigaciones de la Guardia Civil y las operaciones encubiertas de su socio Vendrell, al que le quedan dos cortes de pelo para entrar en prisión.

Un indulto que será recurrido y que puede suspender el Tribunal Supremo a nada que la Sala Tercera le eche un simple vistazo a la ‘arbitrariedad’ de la decisión de Pedro Sánchez, que le puede llevar a la ‘desviación de poder y  la prevaricación’ como se descuide en su motivación.

La Laura Borrás presidenta del Parlament está a la espera de que el Tribunal Supremo la empitone por malversación de Fondos Públicos.

Y el loco de Quim Torra deambula como un zombi por Gerona sin entender como ha sido tan idiota como para perder la presidencia de la Generalitat por su empeño en colgar una pancarta en un balcón, tras lo que sus colegas de correrías le han dado la espalda y no quieren saber nada de él.

Y ahora al jefe de la ANC y secretario general de JxC, Jordi Sánchez, los suyos lo están corriendo a palos por haber dicho que el 1-O solo era para presionar al Gobierno de Rajoy y no para declarar la independencia.

Mientras el ex Consejero Santi Vila afirma que ‘el procés está terminado’, y además de muy mala manera con unos presos, los otros huidos, tensiones dentro del gobierno de Aragonés y amenazas constantes de la CUP.

Y mientras el padre de los otrora ‘convergentes’ Jordi Pujol anda dándose golpes de pecho por los pecados de fondos evasores ocultos en Andorra que lo tiene a él y a casi toda su familia pendiente de una sentencia que da cumplida respuesta al lema aquel de ‘España nos roba’, que paseaba Artur Más. Otro que tal baila y que fue impulsor oculto del procés, del que lo echó la CUP con una sonora patada en el trastero que lo sacó del Govern.

El lugar desde donde Aragonés no para de pedir favores a Sánchez a dos manos, con una indultos y con la otra fondos de la UE, bajo la amenaza de ERC de derribar el gobierno de Sánchez y forzarle a un adelanto electoral.

Lo que ya veremos cómo acaba porque todo a punto que visto lo visto y por mucho que amenacen no se van a atrever a otra declaración unilateral de la independencia porque ya saben donde pueden acabar en Waterloo, tierra de perdedores, o en la cárcel de Lledoners.