Susana mucha camiseta y poca España

Acaba la campaña electoral de las primarias del PSOE andaluz sin que se vislumbre un claro ganador, especialmente entre el candidato de Sánchez y alcalde de Sevilla Juan Espadas y la todavía secretaria general Susana Díaz.

Mientras el tercero en discordia Luis Ángel Hierro anda rezagado y veremos si no hay segunda vuelta el día 20, si ninguno de los tres logra superar el 50 % de los sufragios.

Tres candidatos en el redondel sevillano sin que ninguno de los tres hablen de los serios problemas de España que afectan y preocupan en Andalucía. Y empezando por los famosos e inquietantes indultos de Sánchez para los golpistas catalanes.

Lo que provoca un profundo malestar en el Sur donde las encuestas más recientes le conceden al PP una holgada victoria sobre el PSOE, y entre otras cosas por la política catalana de Sánchez.

Por ello llama y mucho la atención el silencio cómplice de Susana sobre los indultos que son un insulto al resto de España. Y ello a pesar que Susana siempre se ha presentado como la dirigente más españolista del PSOE. Un titulo al que parece haber renunciado la sevillana y lo que le puede costar una derrota en estas primarias que pondría punto final a su carrera política.

Sobre todo después de que Juan Espadas le acusara a Susana de ser la candidata preferida de la derecha española. Lo que ella muy bien pudo haber respondido diciendo que Espadas es el candidato preferido de los golpistas Junqueras y Puigdemont.

Pero Susana ha huido del cuerpo a cuerpo y se ha dedicado a ponerse una colección de camisetas con simpáticos mensajes en inglés, para ver si así se cuela por la gatera de las primarias sin hacer mucho ruido. Y veremos si su estrategia le ofrece unos buenos resultados o si por tanto recular acaba por perder estas elecciones que tienen a Pedro Sánchez de los nervios.

Si gana Espadas su victoria será la de Sánchez y la del aparato del partido, lo que evitará que Susana se pasee victoriosa por el 40º Congreso del PSOE en Valencia provisto para mediados del mes de octubre. Pero para ganar en el Sur hace falta algo más que una simpáticas camisetas y, de momento, ese algo más no lo hemos visto en la campaña de Susana.

Aunque si hay segunda vuelta electoral para el 20 de junio entonces puede que Susana no tenga más remedio que entrar en combate y meterse a fondo en harina, aunque sea de otro costal.