Hacen falta ayudas al turismo

Faltan pocas semanas para que comiencen las vacaciones del verano y los ciudadanos españoles ya están preparando la gran escapada estival con ilusión y cierta ansiedad, después de año y medio de confinamientos y de restricciones de ocio y movilidad.

Y también de mucho miedo al virus, que en nuestro país se ha llevado la vida de más 150.000 personas, como se ha llevado el empleo y los ahorros de varios millones de españoles. Demasiadas muertes con un altísimo porcentaje en la relación de muertos por número de habitantes, lo que sitúa a España en los primeros puestos de este negro ranking mundial.

Y vamos a ver si la nueva movilidad española estival viene acompañada del regreso de los turistas extranjeros, lo que no está nada claro mientras que otros países mediterráneos, como Grecia e Italia, nos han tomado ventaja, por lo que se va sabiendo de las reservas hoteleras que no están en el nivel de los pasados años, ni mucho menos.

Especialmente en lo que se refiere al turismo inglés, muy importante para España, porque el gobierno de Londres sigue imponiendo cuarentena a sus ciudadanos que regresen de España. Y ello es un hecho que daña mucho a nuestro país y que incita a los turistas británicos a escoger otro destino que no tenga esas consecuencias.

Y ello a pesar de que la vacunación avanza a buen ritmo en España, aunque todavía quedan muchas personas por vacunar, en primera o en segunda dosis. Pero se cree que a mediados de julio la situación general ya habrá mejorado lo bastante como para ofrecer en nuestro país un panorama de cierta tranquilidad y seguridad.

Vacaciones, ocio, descanso y reencuentros entre amigos y familiares es una necesidad imperiosa para la gran mayoría de españoles que ya preparan las vacaciones. Y también una oportunidad perdida para otros muchos que, por enfermedad o por falta de recursos económicos, no podrán veranear.

Aunque cabe esperar también que los hoteles, albergues y residencias, así como los transportes públicos, van a bajar sus precios lo que hará que al menos este año el veraneo de playa,  montaña y el turismo interior, pueda ser más asequible para una gran mayoría de la población.

Y sería importante que el Gobierno de España tuviera preparado un plan para facilitar las vacaciones a los ciudadanos y ayudar al renacer de la industria turística española que tanto ha sufrido en los últimos quince meses y que, en muchos casos, necesita medios económicos para poder reabrir los establecimientos que por causa de la pandemia tuvieron que cerrar.

Porque de la recuperación del turismo y de su industria española dependen hoy día muchos puestos de trabajo y la esperada recuperación económica del país. De ahí la importancia de que el gobierno les ofrezca ayudas a los empresarios del sector y a los ciudadanos que tienen este año dificultades para veranear. Aunque de momento no tenemos noticia de que algo así se esté fraguando y a punto de pasar.