Adela Cortina y Félix Tezanos

Adela Cortina la catedrática de Filosofía Política y Ética de la Universidad de Valencia Acaba de publicar un artículo en el diario El País titulado ‘Un nuevo marketing político’, en el que denuncia las mentiras de los políticos durante las campañas electorales, y hace referencia, aunque de pasada, a la reciente campaña electoral de Madrid.

Lo que podría ser motivo -o un lapsus- para poner en duda el compromiso de la catedrática Cortina que se ha olvidado, tontamente, de Pedro Sánchez al que no menciona, ni le dedica una sola línea, a pesar de sus grandes mentiras en la campaña electoral de los comicios del 10-N de 2019 donde Sánchez prometió, ante toda España, que nunca pactaría un gobierno con Podemos ni haría pactos con Bildu y ERC ni concedería los indultos a los golpistas catalanes (están al caer).

Promesa que Sánchez rompió con su gobierno de coalición con Iglesias a las 24 horas de acabar las elecciones y en su investidura al pactar con Bildu y ERC a cambio de favores soberanistas.

Y de todo esto la Filósofa Política no dice ni pio cuando es el mayor y puede que más grande fraude de promesas electorales incumplidas desde el inicio de la Transición. Y mucho Schumpeter y venga divagaciones filosóficas de Adela Cortina, sin entrar en los detalles esenciales y sin citar los nombres que son causa y origen de la vigente crisis democrática española. Y eso si la catedrática que debe vivir en el limbo pide que a partir de ahora se prohíban las mentiras (sic).

Y ahora vamos a ocuparnos de un pájaro de cuenta que se llama José Félix Tezanos el director del CIS. Otro mentiroso compulsivo que no ha tardado mucho en salir al paso de media docena de encuestas independientes que dicen que, tras el duro fracaso del Sánchez y del PSOE en las elecciones de Madrid, el PP ganaría las elecciones generales. El último sondeo de Sigma 2 le da 133 escaños al PP y 101 al PSOE.

Pero esas encuestas las arregla y contradice ‘en un periquete’ Tezanos con un nuevo barómetro del CIS donde se afirma que Sánchez volvería a ganar las elecciones con el 27,9 % de los votos por delante del PP con el 23,4 %, aunque admite que el partido de Casado ha recuperado cuatro puntos con respecto al anterior sondeo.

Para vestir esta burda manipulación que ya no cree nadie, ni en La Moncloa, Tezanos coloca a Cs por encima del 5 % de los votos cuando el resto de las encuestas lo sitúan en el 2 % y fuera del Congreso.

La credibilidad de Tezanos es igual a cero y debió dimitir o ser cesado tras su última encuesta sobre las elecciones de Madrid en la que anunció que ganaría la izquierda y en la que se ha equivocado de estrepitosa manera en su pronóstico sobre el PSOE, sin que antes ni después se le haya caído la cara de vergüenza.

Lo de Tezanos y el CIS es otro ejemplo que confirma el declive y deterioro imparable del régimen sanchista del poder al que, uno a uno, se le van cayendo todos los palos del sombrajo presidencial. De cuya protección se marchó Pablo Iglesias, y al que le anuncian posibles nuevos desafíos del recién pactado nuevo gobierno separatista catalán. Y que decir ahora de la invasión migratoria marroquí de Ceuta ordenada por el Gobierno de Rabat.