UP: ellas toman el mando

Pablo se ha cortado la coleta y sus ‘sucesoras designadas’ -por él- ya han comenzado a tomar el mando de Unidas Podemos y lo han hecho con un desfile a las puertas del Congreso camino de una reunión de integrantes, e invitados, de su grupo parlamentario.

Lugar donde Ione Belarre va a empezar por asumir el liderazgo del partido, Yolanda Díaz el mando de los ministros de UP e Irene Montero la función de coordinadora del equipo de gobierno y grupo parlamentario, mientras Pablo Echenique todavía no se sabe si continuará como el portavoz de UP en el Parlamento.

Se trata de un triunvirato femenino y feminista que no quiere perder un solo día para ponerse en marcha, a pesar que el relevo de Iglesias se hará oficial en la IV Asamblea Vista Alegre del 13 de junio.

Pero está claro que tienen mucho trabajo por delante y para empezar en la organización de la cúpula del partido de donde desaparecerá, por dimisión forzada tras su imputación en el Tribunal Supremo, del que hasta ahora era el secretario de organización del partido, el canario Alberto Rodríguez.

A partir de ahora el título feminista de Unidas Podemos toma sentido y en un segundo plano quedan Echenique y Alberto Garzón, de IU, así como Jaume Asens de la confluencia catalana de En Comu Podem, en alianza con Ada Colau.

Lo que sí parece claro es que Errejón abrirá su partido de forma ‘transversal’ hacia la socialdemocracia y los verdes mientras Belarra y Díaz se quedarán a la izquierda del PSOE incluso radicalizando sus posiciones.

Sobre todo una vez que se tiene la impresión que UP se ha ‘aburguesado’ y ha abandonado su estilo y compromisos populistas que se inspiraron en las concentraciones del 15-M en Madrid, que este sábado cumplirá 10 años.

Y del que nació Podemos cuando en 2014 y contra todo pronóstico logró entrar en el Parlamento Europeo con cinco diputados -Pablo Iglesias entre ellos- y 1.253.000 votos.

De aquellos resultados salió el posterior acuerdo con IU y otras minorías de la izquierda regional hasta lograr en las elecciones de 2016 el asombroso resultado de 71 escaños y cinco millones de votos, a tan solo 14 escaños del PSOE. Un techo jamás repetido que les ha dejado en 35 diputados en los comicios del 10-N de 2019, con tres millones de votos y tendencia a la baja.

La que la nueva dirección de UP quiere revertir. Mientras tiene por delante el aprobar o no el Plan de Recuperación económica que Sánchez ha enviado a Bruselas y donde impera la ambigüedad para conciliar las exigencias de la UE con los compromisos adquiridos por Sánchez con Podemos, en materia de reforma laboral, pensiones, impuestos y alquileres entre otras cosas.

Y también está la dura competencia que en el mismo espacio de la izquierda radical le está planteando a UP Íñigo Errejón desde Más País después del importante éxito de Más Madrid en las recientes elecciones autonómicas de Madrid. Y a no perder de vista la posible alianza en Andalucía de Errejón con Teresa Rodríguez de Adelante Andalucía.

Vamos a ver cómo discurren las cosas en la nueva UP sin Iglesias que ayer escenificó su marcha sobre el Congreso de los Diputados como primer paso hacia su IV Asamblea de junio. La que deberá confirmar los nombramientos que, dicho sea de paso, los ha hecho personalmente Iglesias, el fundador y hasta ahora mandamás.