Antonio Caño clama en el desierto de Pedro Sánchez 

El que fue director del diario El País y corresponsal en Washington Antonio Caño ha publicado en ‘su’ periódico -que no es sombra de lo que fue bajo su dirección- un buen artículo titulado ‘Pacto de Estado o elecciones’ en el que, partiendo del resultado de las elecciones de Madrid y tras subrayar el daño que Donald Trump ha causado, por polarización y pésima gestión a la democracia en los EEUU (país que bien conoce Caño) el articulista escribe:

‘Lo más parecido al trumpismo que se ha visto en nuestro país es lo ocurrido con la izquierda en los últimos tres años, sobre todo si se tiene en cuenta lo más importante que Trump representa: la demagogia, el fanatismo y el intento de crear una realidad alternativa y distinta a la que los ciudadanos reconocen de forma espontánea y voluntaria’.

Y, tras subrayar el deterioro electoral del PSOE en Madrid y el fracaso del Gobierno de coalición con Podemos frente al difícil final de la pandemia y la esperanza de los Fondos UE para reactivar la economía y el empleo, Caño dice:

‘Si el Gobierno insiste en el uso de los fondos europeos como un arma ideológica o electoral no sólo privará a nuestro país de una oportunidad única para el progreso económico y social, sino que agudizará la división y el enfrentamiento interno. La gestión patriótica de esos fondos debería de ser, junto al todavía incierto final de la pandemia y el combate contra el desempleo, motivos suficientes para animar al Gobierno a negociar un gran pacto de Estado con el Partido Popular, refrendado como el principal grupo de la oposición’.

Y añade el periodista: ‘De paso, se puede tratar de presentar un proyecto constitucional común frente al independentismo en Cataluña. Sólo una iniciativa de ese tipo puede devolvernos la serenidad y unidad que el país necesita en las circunstancias actuales y evitar unas elecciones anticipadas que prolongarían el clima político infame que hemos sufrido durante la campaña de Madrid’

La propuesta del necesario pacto de Estado entre PSOE y PP no es nueva y forma parte dela línea editorial de nuestro diario. Sí es nuevo el paralelismo que aporta Caño entre ‘trumpismo’ y ‘sanchismo’. Y el que el diario El País haya publicado está demoledora crítica al presidente del Gobierno sabiendo,   como sabe Caño, que clama en el desierto y que el pacto de Estado ya es imposible porque Sánchez, como Trump, ha dinamitado los puentes con la oposición y ha traspasado tantas líneas rojas que Pablo Casado no puede pactar con el. Y menos aún después de lo ocurrido a Cs en Madrid tras pactar con Sánchez en Murcia, porque a estas alturas un pacto así sólo beneficiaría a Vox.

Y tampoco quiere Sánchez unas elecciones generales anticipadas visto lo ocurrido en Madrid y lo que anuncian las últimas encuestas. Y, además, Sánchez se merece un dramático y justo final de su carrera política por sus mentiras, abuso de poder y el daño causado a España para que sirva de escarmiento en la política nacional y en el PSOE. Partido que corre el riesgo de imitar, por su deterioro democrático, el desastre que ahora embarga a sus homólogos franceses, alemanes e italianos.

Sí acierta Caño, en su pronóstico, al decir que el adelanto electoral llegará con la ruptura del Gobierno de coalición. La que trama Pablo Iglesias desde que abandonó el Ejecutivo para llevarse a Sánchez a su tumba política con el argumento de las reformas estructurales que a España le exigen en la UE  y porque Iglesias teme la progresión, que se vio en Madrid, de su ‘íntimo enemigo’ Íñigo Errejón y de la deriva ‘transversal’ de Más País.

Aunque quienes deberían impulsar el adelanto electoral son el PSOE y el diario El País, recuperando sus compromisos democráticos y el espíritu y los pactos de la Transición. Que es lo que ha hecho Antonio Caño con este su excelente artículo que le puede costar el fin de su colaboración en El País.