Rivera e Iglesias están fuera

Hace seis años que Pablo Iglesias y Albert Rivera protagonizaron un debate en el entonces programa ‘Salvados’ de Jordi Évole en el que fue la puesta de largo de los líderes de ‘los nuevos partidos’ que irrumpieron con fuerza en el mapa político español rompiendo por el centro y la izquierda radical el bipartidismo español.

Ahora, seis años después, Rivera e Iglesias están fuera de la política. Albert Rivera anunció su retirada el pasado 10 de noviembre de 2019 después de su estrepitoso fracaso en las elecciones generales del 10-N. Y ahora un año y cuatro meses después este 4 de mayo de 2021 Pablo Iglesias anunció su salida de la política, tras el pobre resultado de UP en Madrid.

Y en el alero están sus respectivas formaciones Cs y UP víctimas de unas crisis existenciales de liderazgo e identidad que podría acabar muy mal para ambos partidos políticos.

Un desguace de Cs en el beneficio del PP y una pretendida refundación de Podemos bajo la batuta de Yolanda Díaz que no es militante de UP sino de Izquierda Unida. A lo que se le añaden varias y difíciles relaciones de UP en Madrid, Galicia, Cataluña y Andalucía.

Y a no perder de vista la sombra alargada de Íñigo Errejón en Más País, que en su versión madrileña de Más Madrid acaba de obtener una gran victoria en la izquierda sobre el PSOE y UP.

Y todo ello mientras Gabilondo se niega a dimitir en el PSOE madrileño con el lógico argumento de que su campaña electoral era otra bien distinta a la que le impusieron desde La Moncloa, obligándole a subirse al carromato de la farsa bronquista de Iglesias que acabó hundiendo al PSOE y perdiendo el liderazgo de la oposición madrileña.

Rivera se ha incorporado a un despacho de abogados en Madrid y mucho se habla de su posible reaparición en la política, aunque de una manera no directa sino testimonial, junto a Pablo Casado. Lo que causaría estragos y fugas hacia el PP de gobernantes y dirigentes de Cs, mientras Arrimadas se niega a dimitir por sus fracasos en Cataluña y Madrid.

Y mientras Iglesias quizás esté pensando en regresar a la Universidad o en incorporarse al tinglado mediático de Jaume Roures sin descartar su posible traslado a América Latina donde una embajada en Caracas o en La Habana le vendría sin duda alguna fenomenal.

Habrá que esperar unas semanas para ver qué pasa con UP y Cs y lejos y en la historia reciente de España quedarán los resultados espectaculares de Iglesias con UP en las elecciones de junio de 2016 cuando alcanzó los 72 diputados. Y de Rivera en los comicios generales de abril de 2019 con 52 escaños.

Dos sorprendentes y más que extraordinarios triunfos que Iglesias y Rivera no supieron administrar y que el viento redujo a 35 diputados de UP y a 10 de Cs con caídas a plomo de las que nunca se levantarán y que todavía van a empeorar.

Iglesias al menos podrá decir que llegó a ser vicepresidente del Gobierno de España. Y lo que Rivera también pudo haber logrado en abril de 2019, pero se cegó y creyó que él sería presidente del Gobierno más adelante y desde luego se equivocó.