El Madrid sufre y empata en casa

Empate Real Madrid con el Chelsea (1-1) en el partido de ida de semifinales de la Champions League, se resolverá el miércoles que viene en Londres, donde los ingleses de azul se llevan un gol de ventaja en campo contrario, por si el partido de vuelta acabará 0-0, lo que les daría la eliminatoria al Chelsea, lo que está por ver.

Y por jugar la semana próxima aunque en este encuentro, en el Alfredo Di Stéfano y bajo un chaparrón en la primera parte, fue difícil y un sufrimiento continuo para el Madrid.

Pero, de un tiempo a esta parte, el Real Madrid vive en continuo sufrimiento y sus seguidores lo mismo. Aunque, justo es decirlo, el Madrid anda con una plantilla de jugadores muy mermada y sin más ariete que Benzema. Pero el que el Madrid esté peleando por la Liga y en semifinales de Champions es de por sí toda una proeza.

Y para que no falte de nada va Florentino le echa un pulso a la UEFA con la Superliga -que sigue ahí aunque muchos hayan salido corriendo- y queda bajo la amenaza de expulsión del Real para la próxima Champions. Pero ya se guardará el tal Ceferin de la UEFA de dar ese paso en falso porque el Madrid es mucho Madrid y a buen seguro que no estará solo en semejante pelea si se presenta la ocasión.

Y, por supuesto, mucho sufrimiento blanco en el arranque del partido de ida de Valdebebas ante un Chelsea que corre que se las pela y que empezó con buen muy pie y veloz toque de balón para conseguir tres ocasiones de gol en los primeros 15 minutos del partido.

Y, a la tercera, Pusilic regatea a Courtois y marca el 0-1 en un mal arranque de los jugadores del Madrid, perdidos en el centro del campo y sin llegada al área de los ingleses.

Aunque poco después, en el minuto 22, Benzema, el ángel de la guarda, estrella un disparo en el poste derecho del Chelsea y seis minutos más tarde en el 28 y a la salida de un córner el francés controla el balón con el pecho, lo baja, remata y empata el partido (1-1) con un golazo de exhibición.

Y de ahí al descanso y vuelta al sufrimiento en la segunda parte, donde el Madrid controla más el juego a pesar de los contra ataques de los ratones azules del Chelsea a los que se les nota el cansancio por el esfuerzo de la primera parte. Y así, con más presión del Madrid y sin oportunidades de gol se acaba el encuentro.

Y Zidane se da por satisfecho porque la semana que viene tendrá un mejor equipo e irán a por todas. Y el Chelsea, que ha enseñado su potencial en Madrid, también peleará en su casa para su pase a la final de Estambul.

En realidad el Real Madrid no partía como favorito en esta eliminatoria y aunque ahora va al campo contrario, su historial demuestra que tiene ante sí una excelente oportunidad que el equipo que viste de blanco aprovechará. Sufriendo, eso sí. pero luchando para ganar.