Está cambiando el viento, pero faltan 12 días

Estaba el Gobierno de Sánchez en un oscuro rincón sin vacunas, y con los fondos de la UE bloqueados por el Tribunal Constitucional alemán cuando de pronto se abrió el cielo, los alemanes dieron luz verde a los fondos y las vacunas comenzaron a llegar a España, lo que permite relanzar el ritmo de las vacunaciones masivas y la esperanza de reactivación económica.

Pero mucho cuidado con la euforia porque sube el número de vacunas y vacunados pero también está aumentando el número de los contagios de la cuarta ola pandemia, y ya veremos que pasa cuando el 9 de mayo se acabe el estado de alarma, y exista un vacío jurídico que impida la movilidad.

Como tampoco hay fecha para el inicio de la llegada a España de los fondos de la UE, lo que no ocurrirá antes del otoño y además necesita previamente que el Plan de reformas de Sánchez sea aprobado por la Comisión Europea.

Sin embargo estas primeras buenas noticias de vacunas, que llegan de los EEUU y el fin del bloqueo alemán a los fondos de recuperación de la UE, le dan un buen respiro al Gobierno de Sánchez que no tardará en regresar a las trompetas y los timbales de su optimista marcha triunfal.

La que Moncloa utilizará para intentar un vuelco en las elecciones del 4-M en Madrid. Y algunos se dirán: si se han estrellado Florentino Pérez y el Real Madrid con la Superliga ¿por qué no podría todavía producirse un cambio  en las expectativas en las elecciones de Madrid?

El cartel fascistoide de Vox contra los jóvenes inmigrantes ha desatado una polémica inesperada, también las palabras de Ayuso sobres los mantenidos de las colas de la comida de caridad. Pero ni una cosa ni la otra parece que vayan a cambiar el rumbo de la campaña electoral madrileña aunque ello y el debate televisado de ayer pueden estrechar los márgenes.

De manera que ¡ojo al Cristo que es plata! Porque nada está escrito y todo más bien pendiente de los que suceda en la noche del 4 de mayo. Y vamos a ver lo que dicen las próximas encuestas del debate televisado de Madrid donde hubo de todo.

Y donde la presidenta Ayuso no estuvo bien sobre todo en los temas de la sanidad, siempre a la defensiva, y algo mejor en las cuestiones económicas ancladas en su monólogo de la libertad y de la mejora del crecimiento. Se puede decir que Ayuso resistió a duras penas, que Bal hizo lo posible para sacar la cabeza en el debate y salvar a Cs, que Monasterio se reforzó ante su electorados con el discurso de la seguridad y que la izquierda mejoró de una manera coordinada sus expectativas. Con ventaja en este campo para la candidata de Más Madrid, Monica García, moderación de Gabilondo y con un Iglesias perdido entre sus propias cifras. Pero, cuidado, quedan 12 días de campaña electoral y todavía muchas cosas pueden y van a pasar.