Funeral en Windsor y ¿despedida de la Reina?

Ni siquiera Netflix es capar de recrear con todo el poderío de Hollywood un espectáculo tan solemne y visual como el del funeral del Príncipe Felipe de Edimburgo y marido de la Reina Isabel II. El que la BBC ha transmitido a todo el mundo y especialmente al Reino Unido donde alcanzó importantes índices de audiencia.

Y donde el Príncipe Felipe gozaba de prestigio y reconocimiento social tras sus muchos años de servicio a la Corona y al país, siempre junto a la Reina a la que acompañó y respetó desde su lealtad institucional.

Ayer asistimos a un impresionante espectáculo que la monarquía británica ofreció en honor de fallecido Felipe de Edimburgo, con el protocolario funeral que él mismo había diseñado.

Haciendo gala el Príncipe en su diseño funerario de su pasión militar en un continuo despliegue de unidades y distintos cuerpos militares en el patio de armas del Castillo de Windsor. A lo que se añadió la ausencia de público y una reducida participación familiar de solo 30 personas (esencialmente la Reina Isabel II visiblemente afectada, el Príncipe de Gales, sus hermanos e hijos) por causa de la pandemia.

Una ceremonia solemne de dos horas exactas, marcada por una precisión milimétrica y sincronizada en el tiempo y el espacio en los desfiles, traslados del féretro y actuaciones de distintas bandas militares y sermones, cánticos y trompetas y clarines en el final de los oficios religiosos.

La famosa serie The Crown ya tiene imágenes suficientes para completar sus próximos y esperados capítulos. Y la monarquía británica -a pesar de sus muchos incidentes familiares, el Príncipe Henry acudió al funeral sin su esposa Meghan- ha vuelto a ganar prestigio con el solemne y emocionante espectáculo de Windsor en el que la soledad y el recogimiento de la Reina Isabel II volvió a impresionar.

Y ahora mucha atención a los próximos acontecimientos porque Isabel II, muy afectada tras la muerte de su esposo y a sus 94 años de edad, podría estar pensando en su retirada y en abdicar. Lo que en principio ella nunca pensó hacer por su carácter y sentido de la dignidad, pero la muerte de su esposo y el vacío que deja en su vida podrían hacerla rectificar.

Y puede que ello sea lo más apropiado para que con su prestigio y autoridad controle el traspaso de poderes al Príncipe de Gales en una nueva etapa de la monarquía británica que no tardará en comenzar. Aunque quienes mejor y de manera más cercana conocen a la Reina Isabel afirman que la soberana aguantará hasta el final.