Y ahora ¿qué hacemos con Janssen? 

Lo de las vacunas en España cada vez se parece más al equipo titular del Real Madrid donde el número de bajas es cada vez mayor e inquietante para los tramos finales que le quedan al equipo de Florentino Pérez en la Liga y en la Champions League.

Si hace unas semanas se armó el taco porque en Madrid muchos de los que habían sido citados a vacunarse con AstraZeneca, de la franja de edad de entre los 60 y los 69 años, faltaron a la cita (por miles en Madrid) por temor al riesgo de trombosis, ahora el turno le ha tocado a la vacuna Janssen de los EE.UU.

La vacuna Janssen, de un solo pinchazo, que iba a ser entregada a España en el día de ayer para su aplicación de manera inmediata al segmento de alto riesgo y rezagado en la vacunación de edad de entre los 70 y 79 años.

Pero he aquí que en los USA se han detectado también varios casos de trombosis (uno por millón, muy minoritarios) en varias personas que habían recibido esta vacuna y ello ha provocado que el Gobierno americano haya suspendido en USA la vacunación con Janssen.

Y también las autoridades sanitarias americanas han suspendido el envío de esta vacuna a Europa, motivo por el que el gobierno español no distribuyó ayer las vacunas Janssen que acababan de llegar a España.

O sea que tenemos pocas vacunas de Pzifer, están por llegar las de Moderna y las de AstraZeneca y Janssen tienen problemas de riesgo y aceptación de los ciudadanos, lo que vuelve a poner patas arriba el calendario vacunador del Gobierno de Sánchez. Y en la UE siguen meditando si legalizar y a la vez comprar y producir las vacunas rusas de Sputnik V.

Y con ello peligran también las vacaciones del verano y se retrasa buena parte de la recuperación económica y los ingresos por el turismo una vez que, por otra parte, no cesan de aumentar los contagios en la cuarta ola de la pandemia. Y mientras que el Gobierno español se niega a prorrogar el ‘estado de alarma’ que concluye el 9 de mayo.

¿Dónde estamos y qué va a pasar a partir de ahora? Nadie lo sabe ni en el Gobierno que debe de replantear por enésima vez los planes de vacunación,  y menos aún en la ciudadanía donde crece la incertidumbre y el miedo a la posible trombosis si se reciben dosis de AstraZeneca y Janssen.

O sea, paciencia y barajar a la espera de nuevos acontecimientos sobre los que en las próximas horas y días se nos informará.