El Madrid vence al Barça bajo el diluvio

Menuda semanita llevan los blancos de Florentino. Ayer en Valdebebas 2-1 al Barcelona bajo el diluvio universal, y el pasado martes 3-1 al Líverpool en el partido de ida de los cuartos de final de la Champion League.

Y además rumores frecuentes sobre los dos posibles fichajes de Mbappé y Haaland al final de la presente temporada, lo que sería como ganar el Gordo de la Navidad y el primer premio de El Niño, de la Epifanía. Y todo ello en tan solo cinco días y tras un vibrante e intenso partido en el Dí Stéfano donde no paró de llover intensamente durante los 90 minutos del encuentro.

Y donde Benzema, otra vez Benzema, marcó un golazo de tacón tras un centro de Lucas Vazquez y una larga cabalgada de Valverde. Luego un golazo de falta lanzada por Kroos que tocó la espalda del defensa Dest. Y poco después un disparo al palo izquierdo de Valverde que pudo haber sido el 3-0 al descanso, aunque ya les valió, y mucho, el 2-0 de la primera parte.

El Barcelona reaccionó y presionó sin cesar al Madrid tras el descanso y una vez que Koeman metió a Griezmann en el campo en sustitución de Dembele. Y los esfuerzos blaugranas dieron resultado en el minuto 60 tras marcar, en un rechazo en el área blanca, Mingueza que llevó el primer gol del Barça (2-1) al marcador, que ya no se movió hasta el final.

Y ello a pesar de dos faltas al borde del área que lanzó Messi sin fortuna. Y de un cañonazo que se se estrelló en el larguero de Courtois en el último minuto del encuentro.

El Madrid está en racha, tiene ‘baraka’, se ha puesto líder en la Liga, tiene a Benzema en plena forma y el próximo miércoles visita el mítico estadio de Anfield para buscar las semifinales en la Champion League. Y todo ello con un juego eficaz en la defensa y centro del campo y con veloces ataques en los que Vinicius ha vuelto a brillar.

Mientras que el Barça, que estrena a Laporta como presidente, no consigue levantar el vuelo y está pendiente de saber si Messi se queda o se va, lo que aún está por ver. Pero de momento ‘el clásico’ de Valdebebas se lo llevó el Madrid.

Mientras en el banquillo azulgrana un Koeman, muy enfadado, recibía una tarjeta amarilla tras reclamar un penalti, dudoso, en el área del Madrid. Pero el Barça perdió y el Madrid, que se quedó sin Casemiro por doble amarilla, se fue a su vestuario muy feliz bajo el diluvio que anoche cayó desde el cielo de Madrid.