Bal pide votos para Ayuso

Está claro que la vacuna de AstraZeneca es un peligro porque demostrado está que sus efectos pueden ser mortales aunque en proporciones mínimas. Pero esa vacuna ya habría sido desechada de la UE si hubiera otras vacunas, pero como no hay otras los gobernantes insisten en que hay que aplicarlas.

Y el Gobierno en nuestro país han vuelto aumentar la franja de AstraZeneca de los 60 a los 69 años porque sencillamente no tiene vacunas y a pesar del riesgo que estas dosis incluyen los gobernantes no quieren parar el ritmo de la vacunación porque han prometido lo que no pueden cumplir.

Y por eso los alemanes han roto la baraja europea y han decidido ir por libres y lanzarse a por las vacunas rusas sin más demora y con decisión. Pero en España estamos a verlas venir, y a remolque de lo que diga la UE, el presidente se ha largado a Angola y el resto de la tropa sigue enfrascada en la batalla electoral de Madrid que se está haciendo demasiado larga.

Y en la que ya está todo dicho, por una y otra parte, y solo queda por ver el único debate televisado que acepta Ayuso y el baile continuo de sondeos electorales que de momento están centrados en averiguar si Cs llegará o no al 5 % de los votos y por lo tanto a la Asamblea de Madrid.

Ahora bien si el candidato Bal de Cs desvela, como ha hecho, que votará a Ayuso para la formación de Gobierno pues en ese caso los votantes de Cs se irán de cabeza al voto útil del PP, porque para mantener a Ayuso en la Puerta del Sol no necesitan intermediarios.

De manera que se ha lucido Edmundo Bal con su anuncio y advertencia de que no va a colaborar con Vox pero si con el PP, porque todo el mundo sabe que Vox es imprescindible para la presidencia de Ayuso, mientras que Cs no lo es.

Y además Bal se pone al servicio de una Ayuso que ha corrido a palos a Cs, que los echó del gobierno y rompió la coalición. Y ahora llega don Edmundo y nos recomienda que hay que votar a Cs para que él se los lleve luego a la doña Isabel.

O sea, que el partido de Arrimadas no sirve para nada como ellos mismos lo reconocen y que el centro político madrileño está desarbolado y huérfano de representación.

Claro si Bal anunciara que ayudará a Gabilondo y a Sánchez para gobernar en Madrid pues muchos de sus votantes saldrían corriendo hacia el PP o a la abstención.

Lo que debería decir Bal para evitar el dilema es que Cs apoyará políticas de centro y nada más y sin meterse en batallas de liderazgo. Aunque a lo mejor ya es tarde para que Bal centre su discurso porque el candidato de Cs se acaba de presentar como mayordomo de Ayuso y eso para su partido puede ser letal.

Llevan dos años equivocándose en todo y siguen paseándose al borde del precipicio por donde tarde o temprano se van a despeñar. Decíamos hace pocos días que habría que salvar al soldado Bal, pero todo apunta a que es demasiado tarde y que no tienen salvación porque cada vez que abren la boca empeoran su situación.