Primer toque a Ayuso

Tarzán Teodoro le ha colado a Isabel Ayuso, que se resistía, al viajero de Cs Toni Cantó en el número 5 de la lista del PP para las elecciones de Madrid.

Cantó, que pasó de UPyD a Cs y ahora al PP (y veremos si todavía da otro salto al PSOE o a Vox), era para Casado la prueba de que los dirigentes que huyan de Cs al PP los recoloca Teodoro.

Y por ello Ayuso ha tenido que tragar. Aunque semejante decisión de este saltimbanqui de la política que es Cantó, lejos de llevar más votos de Cs al PP acabará por favorecer el campo de la abstención, que se ha convertido en el séptimo partido de la contienda madrileña.

El lugar donde los bloques de la izquierda y la derecha sufren en su interior guerras fratricidas que ya veremos como acaban. Y que en el bando azul mantiene la incógnita de si Vox entrará en el Gobierno de Ayuso, como lo pretende Abascal, o si los dejarán en la puerta como ‘apestados’ tal y como lo pretende Casado, para que Abascal les regale la investidura.

En el bloque rojo, Gabilondo, el serio, pretende reunir un equipo de gestión de cierto nivel en la candidatura madrileña del PSOE para ver si consigue distanciarse de sus adversarios de Más Madrid y Podemos. Porque por el momento las encuestas no garantizan a Gabilondo llevarse, como espera, un pedazo de la tarta centrista de Cs que todos se quieren repartir.

Y eso que Gabilondo anunció que no pactaría un gobierno con Iglesias y que no subiría los impuestos para atraerse a los votantes de Cs. Partido al que ya se da por perdido y fuera de la asamblea de Madrid. Y por cuyos electores suspira Ayuso aunque a esos votantes, desencantados, no les va a gustar nada la burda y agresiva operación de Cantó.

Y vamos a ver qué ocurre en la pelea particular entre Iglesias y Errejón en la que Manuela Carmena se ha vuelto a poner del lado de Más Madrid y en la que el líder de Podemos se juega mucho tras su salida del Gobierno y del Congreso de los Diputados.

Veremos qué ocurre porque aún quedan cinco semanas de por medio en las que todavía pueden ocurrir muchas cosas. Y donde los debates televisados tendrán un papel decisivo especialmente entre los indecisos que pueden ser decisivos en la batalla de Madrid.