Teodoro se cree Tarzán 

Cuidado con las elecciones madrileñas que en el PP consideran un paseo militar de Isabel Ayuso, porque de aquí al próximo 4 de mayo todavía van a pasar muchas cosas y algunas inesperadas e imprevisibles en el PP y en la sede del gobierno madrileño de la Puerta del Sol.

Y que se cuide Ayuso -que no es Merkel ni Thatcher- de las invectivas de la dirección nacional de su partido donde el secretario general, Teodoro García Egea, anda aullando como un babuino y salta de liana en liana como si fuera el mismísimo Tarzán, porque le ha estropeado a Sánchez y Arrimadas dos mociones de censura en Castilla León y Murcia (aunque ayer el PP perdió el Ayuntamiento murciano) como si el fracaso de las mociones fueran un éxito de alcance internacional.

Lo que hace que Teodoro Tarzán -que desde luego no es un estadista- se ha creído el amo de la selva política y desde esa imaginaria jungla se dedica a hacer llamamientos a votantes y dirigentes de Cs para que se pasen al PP con una indecente y temeraria actitud.

Entre otras cosas porque todavía nadie sabe lo que va a pasar en Madrid. Y porque los alaridos de Teodoro, lejos de atraer a las bases y a los cargos de Cs -lo de Toni Cantó es repugnante- pueden producir el efecto contrario por la intromisión de Tarzán en un territorio que no es el suyo.

Y lo mismo le puede ocurrir a Pablo Casado con sus advertencias a Ayuso de que no pacte un Gobierno con Vox, partido al que Casado aún le debe excusas por los ataques personales que lanzó contra Abascal durante la fallida moción de censura de Vox contra Sánchez.

Pero ¿Y si Cs consigue escaños en la Asamblea de Madrid y esos escaños, como los diputados de Vox se convierten en imprescindibles para que Ayuso  renueve la presidencia? ¿Qué harían en ese caso Casado y Teodoro, pedir perdón a Arrimadas y Abascal? Y ¿Estaría dispuesta Ayuso a meter a Vox en su gobierno si le hace falta y diga lo que diga Casado?

Desde luego después de las agresiones de Teodoro a Cs si los escaños del partido de Arrimadas son imprescindibles para Ayuso, que se despida de ellos el PP. Entre otras porque Cs está tan mal que nada le hará empeorar y porque la próxima cita electoral será como poco en el otoño de 2022. Y no conocen a Abascal los que creen que el líder vasco de Vox va a renunciar a sus derechos, humillarse ante Casado y regalar gratis sus escaños a Ayuso.

Además si el PP pierde Madrid por exigir regalos a Cs y Vox, una vez que lo haya perdido de nada le servirán sus reproches a Arrimas y Abascal. Lo que no es fácil que ocurra porque antes que ocurra algo así Ayuso romperá con Casado sin pestañear. No en vano Ayuso, ese invento de Pablo Casado que maneja MAR, se ha creído la Reina de África y es capaz de todo e incluso de echarle un pulso al líder nacional del PP como tarde o temprano se verá.

De manera que mucho cuidado con las elecciones de Madrid porque aún pueden pasar y van a pasar muchas cosas. Y que se cuide Teodoro de jugar a Tarzán, a ver si al final acaba en el rol de Chita, lo que tampoco se puede descartar.