De regreso al cuadrilátero

Con el temor de que las vacunas no llegan y de qué siguen muriendo las personas mayores por centenares diarios mientras se vacunan a bomberos, policías, militares y toda clase de colectivos que, salvo los sanitarios, deben de esperar su turno de edad, este país avanza muy lentamente en la lucha sanitaria y corre el riesgo de perder el turismo de vacaciones de verano lo que sería otro desastre económico nacional.

Pero mientras esto de la sanidad sigue lento y mal, la batalla política está en tiempo de bloqueo en sus dos cuestiones más acuciantes: la formación de un gobierno en Cataluña; y las negociaciones para la renovación del Poder Judicial.

Y a no perder de vista las peleas en el interior del Gobierno de coalición por los alquileres y otras discrepancias. Y también conviene seguir las intrigas dentro del PP, ahora que Bárcenas regresa a los tribunales y va a continuar su ronda de presuntas confesiones en los sumarios de Púnica, Kitchen y la doble contabilidad del PP.

Sin embargo parece que en el corto plazo la prioridad está en Cataluña dado que faltan 12 días para que se constituya el Parlament y para que se inicien las negociaciones para la primera votación de la investidura del presidente de la Generalitat que podría llegar el 26 de marzo.

Y una vez celebrada y si no hay acuerdo los partidos tendrán dos meses para seguir intentándolo. Y si se agotara ese plazo sin acuerdo se repetirían las elecciones catalanas en la segunda quincena de julio.

Pero no parece que eso vaya ocurrir ni que las variantes de posibles pactos sean muchas, en realidad apenas tres. Una sería el pacto separatista que podría liderar Pere Aragonés desde ERC con apoyo de JxC y CUP y al que ERC quiere sumar a En Comu Podem, a pesar que estos y JxC parecen al día de hoy incompatibles.

La segunda variante sería la de un ‘tripartito’ de la izquierda catalana con la presidencia de Salvador Illa (el ganador de las elecciones) del PSC y apoyo de ERC y Podem.

Y la tercera opción sería un tripartito de la izquierda pero presidido por Aragonés de ERC, que está empatado a 33 escaños con el PSC, aunque los socialistas ganan en votos. Una posibilidad esta en la que insiste Podem que, con sus solo 8 escaños, pretende que el PSC le regale la presidencia a ERC y además se quede fuera del gobierno lo que resulta impensable.

La negociación sobre la renovación del Poder Judicial sigue bloqueada porque Sánchez se empeña en colocar en el CGPJ a dos candidatos de Iglesias, como son Prada y Rosell. A que se opone el PP. Mientras desde Podemos también se lanza un veto al candidato del PP, Abascal. Por lo que cabe pensar que si se retiran Prada y Abascal la negociación todavía se podría salvar.

Pero de momento habrá que esperar, como en Cataluña para la formación del Gobierno. Y a ver si mientras tanto van llegando las vacunas y se pone coto a la terrible mortandad. Porque si mueren más de 300 personas al día ¿por qué hay que vacunar antes que a los mayores a policías y bomberos? Y si no que alguien nos diga cuántas personas han muerto en incendios o delitos de violencia en el último año en España. Porque por la pandemia llevamos más de 100.000 muertos y los mayores no deben de esperar a las vacunas un solo día más.